Santa Cruz de Tenerife
EDITORIAL

Ejército digno, abnegado y respetable, pero inconveniente en Canarias

29/may/12 01:18
Edición impresa

Muchas son las afrentas que debe soportar Tenerife, la principal, más extensa y más poblada isla del Archipiélago, por culpa de las ansias hegemónicas de los políticos canariones. Una de ellas está esculpida en piedra en la fachada de un importante edificio de Santa Cruz: "Subdelegación del Gobierno", la que antaño fue la sede del Gobierno Civil. Esa inscripción es una afrenta contra los santacruceros, contra los tinerfeños y contra los habitantes de toda la provincia. No hace falta esa enorme inscripción puesta por un gobernador sin sesos, al parecer. Eso se hizo en connivencia con Las Palmas para ofender a Tenerife y a su capital, porque bastaba, si hubiese imperado la prudencia, con poner una placa mínima en el interior del edificio indicando su uso como Subdelegación del Gobierno de España, que es un Gobierno colonial que ha disfrazado a estas Islas con los ropajes de comunidad autónoma para engañar a Europa y a todo el mundo; para engañar especialmente a organismos internacionales, como la ONU, y conseguir que no surja una presión internacional contra España y su criminal política colonial a que tiene sometida a la nación canaria desde hace casi seis siglos.

Esta treta del disfraz autonómico, que le ha servido a España durante mucho tiempo para crear confusión en el terreno diplomático y en el político, está cada vez más agotada. Lo está porque los patriotas canarios, narcotizados por España durante siglos -al igual que toda la población- para que no se rebelaran contra sus explotadores, por fin están despertando y haciendo oír sus voces en los organismos internacionales. Patriotas como los integrados en el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario, que han dirigido una nueva carta a los máximos responsables del Comité Especial sobre Descolonización de las Naciones Unidas, en concreto a Mr. Diego Morejón Pazmino, presidente de dicho Comité, y Mr. Pedro Núñez Mosquera, Mr. Bashar Ja'afari and Mr. Shekou M. Touray, en calidad de vicepresidentes. En este documento se habla de la presencia del Ejército español en nuestro Archipiélago.

Siempre hemos expresado nuestra admiración por el Ejército. Sus miembros son militares obedientes y abnegados que saben cumplir con su deber pese a las vejaciones a las que los han sometido los gobiernos socialistas. Estamos convencidos de que el Ejército español, formado como decimos por personas nobles y responsables, jamás disparará contra el pueblo ni siquiera en el caso de que reciban órdenes desde la metrópoli para hacerlo. Sin embargo, no podemos olvidar que estamos ante un Ejército inconveniente en las Islas, porque Canarias, en su condición de colonia, es un territorio indebida -e infamemente- ocupado por una nación extranjera.

En este aspecto, resulta significativo lo dicho en el documento enviado a la ONU al que nos hemos referido. "El denominado Regimiento de Infantería Soria 9, perteneciente al ejército colonial y de ocupación español, con base en la isla canaria de Fuerteventura, tiene en la agenda acudir a Afganistán en 2013, según ha declarado el nuevo comandante militar destinado en la provincia de Las Palmas y general jefe de la Brigada de Infantería Ligera Canarias XVI, Alfonso García-Vaquero", señala el documento enviado al Comité para la Descolonización por el también mencionado anteriormente Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario.

"Estamos preasignados, si bien estas situaciones son muy flexibles y dependen de decisiones políticas y de lo que diga la OTAN. Nos han avisado de que, con toda probabilidad, volveremos a Afganistán", ha declarado el general García-Vaquero según este documento. Considera el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario que las manifestaciones de este mando militar "son especialmente graves pues viene a reconocer que el Regimiento Soria 9 estuvo de misión en Afganistán desde 2007 al 2009 y en el 2011, y que la infantería ligera que España tiene desplegada en Canarias también intervino en los años setenta en el Sahara Occidental y entre 1993 a 2005 en Kosovo y Bosnia". Todo esto sin olvidar, según los documentos que también adjuntan estos patriotas, que en el referéndum sobre la entrada de España en la OTAN, celebrado en marzo de 1986, un 51,13% de los canarios que participaron se mostraron en contra mientras que solo el 44,09% dijeron sí.

Asimismo, considera el referido Movimiento de patriotas que las declaraciones del mencionado general son erróneas cuando manifiesta que "la Infantería de Canarias cuenta con 3.500 militares, en un 90 por ciento canarios (solo reúne a 75 extranjeros, en su mayor parte suramericanos), de los que 140 son oficiales, 400 suboficiales y 2.700 tropa". Estima el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario, al igual que lo hacemos nosotros, que el general Alfonso García-Vaquero no tiene en cuenta que los canarios que prestan sus servicios en el digno -lo repetimos- Ejército español también son extranjeros. Y no solo los alistados como profesionales en las Fuerzas Armadas Españolas para ganarse su sustento; todos los canarios, civiles o militares, somos extranjeros en España porque Canarias no es España, ni es de España; en consecuencia, sus naturales no pueden ser súbditos españoles ni mucho menos -qué infamia- europeos ultraperiféricos. Somos ciudadanos canarios de la nación canaria y así figurará en nuestros documentos de identidad cuando este Archipiélago recupere la condición de nación libre que tenía antes de que fuésemos invadidos por los antecesores del actual Ejército español.

También ha causado perplejidad en el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario lo dicho por el general García-Vaquero respecto a que el cometido del Ejército destacado en Canarias "es la defensa de España y, también, estamos disponibles para operaciones en el exterior por solidaridad con los aliados y, por ejemplo, en estos momentos colaboramos con presencia en el Líbano y en acciones contra la piratería".

Nos ha causado "una profunda perplejidad las enigmáticas afirmaciones realizadas por el portavoz militar al sostener que la participación del Ejercito de Tierra con la Armada y el Ejército del Aire en una fuerza conjunta para una reacción rápida en el ámbito nacional. Estamos preparados, aunque esperamos que no tengamos que intervenir". Se dice en el documento remitido a la ONU. "Estas afirmaciones preocupan especialmente en Canarias, pues el Gobierno y el estado español consideran, erróneamente, que Canarias es parte de su territorio nacional y que los canarios somos españoles, como en su momento lo fueron los ecuatorianos, los saharauis, los cubanos, los argentinos y un largo etcétera, como lo demuestra ampliamente su negra historia colonial, que hizo afirmar al político conservador español Cánovas del Castillo que español es aquel que no puede ser otra cosa, por lo que las citadas afirmaciones podrían constituir una explícita amenaza a las ansias emancipatorias y libertarias de nuestro pueblo canario, dando la razón a los que sostienen que la misión del ejército español en Canarias no es otra que el sometimiento del mismo por la fuerza de las armas, para continuar la expoliación económica y la esterilización cultural".

Reiterando, por nuestra parte, nuestra máxima consideración al actual Ejército español, además de nuestro convencimiento de que jamás cogerá las armas contra el pueblo canario, no es menos cierto que España utiliza al Ejército, al igual que hace con la Justicia -a la que también respetamos- para mantener a la población sometida por el miedo. ¿Solución? La independencia, con cada uno en su casa y Dios en la de todos.

El próximo viernes se celebra el Día de las Fuerzas Armadas. Loor al noble, leal y actual Ejército español.