Santa Cruz de Tenerife

El desahucio de la casa social Taucho se aplaza hasta el próximo miércoles

Más de un centenar de personas apoyaron la permanencia del centro social okupado. La Seguridad Social, dueña del inmueble y denunciante, frenó ayer el lanzamiento judicial. Representantes de los jóvenes usuarios anunciaron que seguirán resistiendo y criticaron "el completo abandono" en que se encontraba la casa.
L.C., S/C de Tenerife
13/sep/12 1:13 AM
Edición impresa

Tras más de dos horas de tensión, el desahucio del Centro Social Taucho se pospuso hasta la semana que viene. La Seguridad Social, que es la propietaria y la demandante, frenó ayer el desahucio del inmueble del número 64 de General Serrano tras un tira y afloja entre los funcionarios judiciales y el abogado de los jóvenes.

Los jóvenes tienen una semana, hasta el próximo miércoles, para enfrentarse a un nuevo lanzamiento. Un término judicial usado para etiquetar este tipo de procedimientos.

Los chicos de Taucho, hasta ayer unos desconocidos para muchos chicharreros, han logrado dinamizar el entorno con actividades de todo tipo y se han ganado la simpatía y el apoyo de los vecinos.

Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se Puede, les prestó asesoramiento laboral y presentó un escrito de nulidad de las actuaciones en el Juzgado. Según explicó el edil, hasta el martes los chicos de Taucho no tuvieron conocimiento de que existiera un proceso contra la okupación del inmueble, por tanto ese desconocimiento les impidió acceder a una tutela judicial efectiva.

Arcila argumentaba que no se podía efectuar el desahucio porque éste estaba a nombre de la casa juvenil Taucho, que no existe. Los representantes judiciales pedían entonces que se les identificara al ocupante para parar el desahucio, pero se negaron a hacerlo.

Los portavoces de los jóvenes aseguraron que van "a seguir resistiendo". Recordaron que el edificio ya fue okupado en los años 90 ante el "completo abandono" de la Seguridad Social, propietaria del inmueble. Han convertido el edificio en "una herramienta para la difusión cultural".

Si les ofreciera un local el ayuntamiento, "a priori" lo rechazarían pero porque rechazan estar controlados o dirigidos por cualquier partido político. "Queremos ser nosotros quienes nos autorregulemos", explicaron.

La casa Taucho se autodenomina "un espacio liberado al servicio del pueblo de Santa Cruz". Y ésta no es sólo una frase bonita para escribir en el periódico. Este verano, por ejemplo, jóvenes con formación en Trabajo Social y animadores socioculturales organizaron un taller de malabares para los chicos del barrio. Totalmente gratis.

Funcionan de forma asamblearia. Todos los domingos, a partir de las 20.00 horas, celebran asambleas abiertas en las que debaten y toman decisiones sobre lo que van a hacer durante la semana y las diferentes actividades culturales a llevar a cabo.

Ayer, congregaron a más de cien personas en apoyo de su iniciativa. La mayoría por debajo de los 30 años, pero también había personas de otras asociaciones culturales o de vecinos que les prestaron su apoyo.

Varios jóvenes se encerraron dentro, para resistir pacíficamente el desahucio que, al final no se produjo.

Los jóvenes de Taucho, en un comunicado, aseguraban que el inmueble es "ateneo obrero", "biblioteca abierta" y "casa cultural". "Puede ser todo esto y mucho más o puede ser otra casa en ruinas, abandonada y tapiada, esperando como otras miles a que el especulador de turno se decida a construir".