Santa Cruz de Tenerife
FRANCISCO JOSÉ SANTOS MIÑÓN

Desde mi observatorio

23/nov/12 1:29 AM
Edición impresa

CONTINUANDO con lo expuesto la semana pasada en la Jornada sobre la Ingeniería Técnica Industrial, solamente decir que fue un éxito, hubo una importante afluencia de público y la exposición "Génesis", bajo el título "Nuevas tendencias en la difusión del patrimonio arqueológico y paisajes celestes", resultó muy interesante. La Fundación de Ingeniería y Arquitectura Betancourt y Molina agradece al Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales la organización del acto con el que se continúa cumpliendo los objetivos marcados en nuestros Estatutos, a pesar de las dificultades de tipo económico que tiene la Fundación.

Por otro lado, la Consejería de Empleo, Industria y Comercio, que dirige Dña. Margarita Ramos, ha tenido, para nosotros, el acierto, lo que agradecemos profundamente, de tomar como modelo de innovación tecnológica de unas jornadas técnicas que ha realizado en Santa Cruz de Tenerife, (Museo de la Ciencia y el Cosmos), a Agustín de Betancourt y Molina, nuestro más insigne y polifacético científico e ingeniero, innovador donde los haya, nacido en el Puerto de la Cruz, en 1758, y fallecido en San Petersburgo (Rusia) en 1824, donde permanece enterrado en el Cementerio de Hombres Ilustres de aquel país. Nuestro mayor agradecimiento también a la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, del Gobierno de Canarias, que ha patrocinado estos actos. La Jornada estaba constituida por la "1ª Muestra de Innovación en la Industria Canaria", a la que luego nos referiremos, y la obra teatral "El hilo de Betancourt", de la compañía Helena Turbo Teatro, con textos de Francisco Monge y dirección de Helena Romero Campos, la que también luego comentaremos. Igualmente se celebró dicha Jornada en Las Palmas de Gran Canaria, Museo Elder, en la plaza de Santa Catalina, donde, por cierto, hay una exposición permanente sobre Agustín de Betancourt, con algunas maquetas de las múltiples maquinas y artilugios que inventó y fabricó, así como unos paneles explicativas de su magna y prolífica obra. Tenerife debería tomar buena nota.

La muestra, según los organizadores, es una apuesta por la innovación y la competitividad del sector industrial canario y su capacidad para apoyar la diversificación económica de las Islas. La consejería ha estado apoyada por grandes empresas del Archipiélago ligadas a la investigación, como Endesa y Cepsa, sirviendo para dar a conocer a la sociedad canaria el trabajo que están realizando, para convertirse en referencia de calidad, excelencia y tecnología.

En la muestra expuesta en el museo figuran proyectos pioneros en materias como el tratamiento de residuos, el sector eléctrico, las energías renovables, la biotecnología, las tecnologías del agua, la automoción y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Como objetivo se encuentra el dar a conocer una selección de proyectos y desarrollos tecnológicos producidos en los diferentes subsectores de la industria canaria. Asimismo, informar acerca de los mecanismos, herramientas y metodologías existentes actualmente para el fomento del desarrollo industrial de Canarias; incentivar la comercialización e internacionalización de estos desarrollos tecnológicos, a partir de mostrar los beneficios reales que se han derivado de su utilización por empresas concretas, y promover el encuentro y la comunicación entre empresas que ofertan innovación industrial (innovación en procesos y/o productos) con las empresas que los demandan. Los desarrollos tecnológicos seleccionados, entre los que se encuentra dos proporcionados por la Fundación, son: vehículo eléctrico (automoción); biocombustibles (uso de microalgas); algalimento (biotecnología), producción de microalgas marinas orientada al mercado de la alimentación; "Dracaena draco" (biotecnología), desarrollo de productos farmacéuticos, cosméticos y dietéticos; intercambiador de calor para calentadores eléctricos; smart gris (energías renovables); store (sector eléctrico); sistema de filtración de agua; ventura (tecnología del agua); medusa (arte y software); vanet (T.I.C), sistema de comunicaciones inalámbricas; hidrotratamientos de aceite vegetal usado; y planta de reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos.

Como sinopsis del espectáculo "El hilo de Betancourt", consideran los autores que el personaje fue viajero a la fuerza por las circunstancias en España, en el reinado de Carlos IV, y sus ansias de adquirir conocimientos. Estuvo en Francia, Inglaterra y, al final, en Rusia, en la época del zar Alejandro I. Fue un inventor singular, diseñador, ingeniero y artista, yo diría que también, en cierto modo, hombre de Estado, logrando gran renombre en Europa. La obra teatral "El hilo de Betancourt" es una recreación teatral sobre la vida y obra del ingeniero Agustín de Betancourt y Molina, que inicio su andadura en tiempos de Carlos III. Betancourt tuvo una clara simpatía por las ideas ilustradas derivadas del racionalismo científico. Era comedido, franco, atrevido en cierto modo, y de gran honradez, que le costo su posición privilegiada en Rusia con el zar, al dar un informe sobre la situación en diversas zonas del país, no ocultando la corrupción hallada. Diseñó su propia máquina de vapor, de doble efecto, su draga, su esclusa, su termómetro metálico, su telégrafo óptimo y eléctrico y muchos otros inventos. Inventó o reinventó casi doscientas máquinas o artilugios. En Rusia destacó principalmente como urbanista y arquitecto. Caído en desgracia, como ya dijimos, su memoria fue rescatada por sus colaboradores y discípulos, continuando hoy en día proyectando su esplendor. Existe un satélite puesto por los rusos dando vueltas por el cielo llamado "Betancuria". La obra fue magistralmente ejecutada por la pareja de actores: Cristina Hernández y Alejandro de la Barreda. Dirigidos por Helena Romero Campos.