Santa Cruz de Tenerife

Ademi implica a la empresa privada en captar turismo de discapacitados

Este colectivo deportivo de personas con discapacidad colabora y asesora a compañías en la adaptación y renovación de sus instalaciones de ocio al objeto de promover la Isla como destino turístico para personas con movilidad reducida. Tenerife solo tiene cinco hoteles debidamente adaptados a este potencial mercado.
J.A. MEDINA, Tenerife
26/nov/12 1:07 AM
Edición impresa

La Asociación Deportiva para Personas con Discapacidad (Ademi) está participando en la adaptación de instalaciones vinculadas al turismo y al ocio como fórmula para promover la Isla como destino turístico para personas con problemas de movilidad reducida. Hace algo más de un mes que fue aprobada, por el Parlamento regional, la propuesta para el fomento en Canarias de este tipo de turismo. Se da la circunstancia de que que en un lugar tan turístico como Tenerife, están adaptados "cinco hoteles, a lo sumo".

De ahí que la participación de Ademi está siendo reclamada por varias empresas interesadas en este mercado potencial. El vicepresidente de la organización, Gilberto Torres, explicó que hay empresas "que se adelantan a la iniciativa del gobierno de promover las Islas como destino turístico para personas con movilidad reducida".

Este colectivo tiene mucho más complicado que el resto disfrutar de recintos en plenitud, ya que en la mayoría de ocasiones no encuentran lugares adaptados para pasar con su silla de ruedas o con su andador.

Un ejemplo de tal circunstancia es el de los centros de relajación y spas, a los que, por una simple cuestión de accesibilidad, no acude este colectivo por no estar adecuados para ellos. Esa es una parte del trabajo que lleva a cabo Ademi. Como ejemplo, mencionan el convenio con SpaWellPlus a través del que actualmente cuentan con los criterios de la asociación a la hora de construir y reformar los nuevos centros, así como de sus cabinas de tratamientos.

A juicio de Gilberto Torres, fundador de la asociación deportiva en julio de 1988, esta acción es muy positiva pues favorece "nuestra integración" y reivindica el "mismo trato" que para el resto de las personas, "ni mejor, ni peor: el mismo".

El vicepresidente denuncia que aún existen muchas barreras arquitectónicas en las ciudades canarias y "muchos establecimientos creen que por poner una rampa ya está todo solucionado y, por supuesto, no es así". Torres asegura que el mundo de la movilidad reducida está aún "muy virgen" y queda mucho por "explorar". De hecho, asegura que los técnicos encargados de diseñar los espacios públicos no tienen suficiente información para acometer las reformas necesarias y, como nadie denuncia, "los políticos argumentan que ya está todo hecho".

Torres entiende que "es muy importante que una empresa como esta nos tenga en cuenta", pues a juicio de su gerente, Elba Leandro, "lo habitual es ver a una persona con movilidad reducida con un fisioterapeuta, pero nunca un masaje relajante o un tratamiento para la piel, por ejemplo". Además, a Ademi "le viene muy bien" porque sus miembros reciben facilidades "cuando se nos recortan las subvenciones".