Santa Cruz de Tenerife

Nace el drago, una moneda virtual de ámbito local con banco on-line

Un informático palmero presentó la moneda alternativa, con la que a través de la red se pueden pagar servicios. En una segunda etapa, habrá dragos físicos si los comercios los aceptan.
Víctor Martín, S/C de La Palma
7/feb/13 02:26
Edición impresa

El informático palmero Carlos Javier Pérez se encargó ayer de dirigir un seminario web para la presentación del drago, una moneda virtual de uso inicialmente on-line que contará con su propio banco, denominado Dragobanco, una aplicación que permitirá hacer transacciones de bienes y servicios sin usar euros.

El objetivo de esta iniciativa no es otro que "promover un desarrollo económico más social y sostenible por medios alternativos", según afirma su presentador y creador.

Hay que destacar que los participantes en la presentación del proyecto recibieron de forma gratuita diez dragos y una hora de banco de tiempo, es decir, el trueque de un servicio por otro por un período de tiempo establecido, en este caso se regalaron 60 minutos. Fueron los primeros que dentro de esta aplicación pudieron comprar y vender con la moneda alternativa.

Cualquier persona puede unirse a esta iniciativa. Para ello, debe acceder a la aplicación, registrarse y crear una cuenta virtual. Para obtener saldo, hay que comprar dragos. Un euro equivale a dos dragos. La moneda europea "se destinará a los gastos de mantenimiento y funcionamiento del proyecto, que no tiene ánimo de lucro", destacó Carlos Javier Pérez.

En principio ya se ofertan servicios para agricultura y ganadería, además de un centro de medicina natural. Incluso existe la posibilidad de contratar a un joven mago.

El creador de esta idea afirma que "estamos en una primera etapa, donde todo es virtual, es decir, on-line". Sin embargo, "hay prevista una segunda etapa, que dependerá de cómo vaya transcurriendo todo, del número de personas que intercambien dragos, y en la que existirán monedas o billetes físicos, con los que comprar en aquellos establecimientos que decidan participar en el proyecto".

Pérez hizo especial hincapié en que una moneda local "permite que todo el dinero que se utilice se quede en un mismo territorio, que fluya con mayor facilidad y que los recursos no se vayan para otro lugar".

Además, con el banco de tiempo o trueque de servicios "se ofrece la posibilidad de que personas que están desempleadas puedan desarrollar su actividad a cambio de otros servicios para los que no tiene recursos económicos. Confiamos en que el drago salga adelante". manifestó.