Santa Cruz de Tenerife

La "tasa Google", el canon de la discordia

La posibilidad de que los agregadores de noticias tengan que compensar a los creadores de contenidos ha generado una pregunta que no tiene una respuesta clara: ¿esto quién lo paga?
Francisco Mesa (@franciscomesa)
9/mar/14 0:38 AM
Edición impresa

La conocida como "tasa Google" ha generado un enfrentamiento en el sector de la cultura digital./eldia.es

La cultura popular afirma que internet es gratis. "Eso está en internet", "lo busqué en Google"... Frases que a diario recuerdan que el mundo digital está presente, queramos o no, en nuestras vidas. Lo que no suele decirse es que detrás de cada texto, imagen, sonido o vídeo hay personas que los han creado. En no pocas ocasiones esas personas, o la empresa en la que trabajan, obtienen sus ingresos por generar estos contenidos en el mundo físico. Se encuentra en la red porque se ha trasladado un negocio a un nuevo soporte: la web. Un medio con el que comparten reglas del mundo físico al mismo tiempo que tienen que enfrentarse a nuevos retos. Esas diferencias han castigado los ingresos de la industria de la música, el cine, el libro y, especialmente, a los editores de prensa. Estos soportes, a diferencia de la radio y la televisión en abierto, comparten cobrar una tarifa por disfrutar de una obra cultural.

El anteproyecto de reforma de la Ley de Propiedad intelectual propone que páginas web como Menéame, o los servicios de noticias de Google, Microsoft y Yahoo! compensen a los medios de comunicación por los ingresos que generan por utilizar sus contenidos. Una propuesta razonable a priori porque reparte el beneficio que se produce al utilizar el trabajo de un tercero. La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ha alabado la iniciativa del Gobierno. En un comunicado indicó que hace tiempo que buscan "un marco jurídico que reconozca el valor de nuestros contenidos frente a los abusos cometidos".

Es una paradoja. Son los propios medios los que ayudan a los buscadores a encontrar el contenido de sus páginas porque de esta forma obtienen más ingresos. "Los editores tienen un control absoluto sobre su presencia en Google Noticias", publicó el blog oficial de Google España en reacción al debate originado. También recordaba que gracias a este servicio "las fuentes de noticias pueden beneficiarse de mayores índices de audiencia". Otros colectivos, medios digitales, prensa gratuita y agregadores como Google han creado la Coalición Pro Internet que critica la creación de un canon digital "en favor de determinados editores de prensa" al mismo tiempo que defiende un diálogo que permita crear nuevos modelos de negocio.

Si la reforma de la ley llega a buen puerto aún queda por saber quién será el cobrador. La polémica que rodea a la SGAE podría quedarse corta ante el reparto de los ingresos que beneficiarán a asociaciones de editores al mismo tiempo que no podrán considerar a la legión de blogs personales que se publican en España por no tener capacidad de asociarse para reclamar su parte.

Europa de espejo

"Tasa Google" tiene un significado distinto en cada uno de los cuatro países europeos que la ha aplicado. En Alemania se paga a las empresas editoras por difundir sus informaciones completas aunque se autoriza a ofrecer fragmentos. Los tribunales de Bélgica dieron la razón a los editores. Google ofreció a posteriori incrementar sus ingresos digitales a cambio de enlazar. En Francia no se paga a los editores y se ha constituido un fondo de ayuda hacia la transición digital. En Italia la multinacional no puede acogerse a países de baja fiscalidad y debe usar alguna que tenga sede en el país.

Escuche en su móvil a Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, miembro de la Coalición Pro Internet.