Santa Cruz de Tenerife

Armados con gigas de diversión

La novena edición de TLP Tenerife abrió ayer por primera vez sus puertas a los visitantes, que acudieron en mayor número que en ediciones anteriores al estreno de las actividades del festival y las primeras competiciones de deportes electrónicos.
Francisco Mesa (@franciscomesa)
17/jul/14 01:09
Edición impresa

C on retraso se abrieron por primera vez las puertas a los visitantes, aquellos de la novena edición de TLP Tenerife, el mayor festival de ocio y cultura digital de Canarias que organiza el Cabildo insular de Tenerife y la ONG Innova 7. Las entradas inteligentes no llegaron a tiempo para que todo estuviera preparado a las 10:00. La espera no impidió comprobar que la llamada de Summer-Com, el espacio de ocio y cultura digital de TLP Tenerife, atrae cada vez a mayor número de jóvenes.

"¿Cuándo sabrán a qué hora es la próxima partida? Es que quiero irme a dormir un poco antes", le decía un telepero en cholas con algunas ojeras que había pasado una fase del torneo de HeartStone a un voluntario. "Ahora mismo no podemos saberlo. Manda un correo y te respondemos desde que lo sepamos".

El tiempo es vital en un festival que caduca en solo seis días. Divertirse y descansar cuando se pueda es la norma que comparten los teleperos que tienen claro por qué TLP Tenerife atrae a tantos jóvenes. "Disfrutamos con gente que le gusta lo mismo que a nosotros. He dormido solo tres horas... La motivación de estar con el ordenador no nos da para dormir, hay que disfrutarlo todo a más no poder", indicaba Yaiza Pérez, participante por primera vez sin perder en ningún momento la sonrisa de la cara. Aunque está vestida como Caitlyn, uno de las campeonas del bottom lane en el juego LoL, no va a participar de ningún concurso de disfraces. Su primera experiencia será sin duda inolvidable. "Quedarse como participante es una pasada. ¡Está genial! Estamos los amigos juntos todo el día jugando a videojuegos", destacó.

El primer día abierto a los visitantes los deportes electrónicos ha perdido a los puntos ante la cultura manga. Aún no participan los equipos profesionales en los torneos y cientos de jóvenes acudieron con sus disfraces al recinto ferial despertando en los menos familiarizados con los videojuegos y series orientales una pregunta en alto al verles: "¿Pero de qué van disfrazados?".