Santa Cruz de Tenerife

Cierran Las Teresitas tras aparecer animales muertos por la riada

La existencia de "materia orgánica" en los lodos obliga a desalojar a cientos de bañistas e impidió el acceso durante toda la jornada de ayer. Se desconoce cuándo será reabierta.
Pedro Fumero, S/C de Tenerife
23/oct/14 0:51 AM
Edición impresa

En una jornada de muchísimo calor, la playa de Las Teresitas fue cerrada al público desde primera hora de la mañana. Ante la sorpresa de centenares de personas que ya estaban en la arena y bañándose, la Policía Local procedió a desalojar a las mismas para evitar un problema de salud pública. El motivo es que, además de las cañas y diversos residuos existentes en la arena, bajo el agua había muchos animales muertos, como perros, gallinas, gatos o ratas, por ejemplo, así como otros restos que podían provocar lesiones a los usuarios. El alcalde, José Manuel Bermúdez, emitió a mediodía un decreto en el que ratificaba la medida adoptada en primer lugar por el área de Sanidad y Medio Ambiente.

Para recoger estos restos orgánicos, un equipo utilizó trajes especiales con el fin de evitar posibles infecciones de los animales en estado de putrefacción.

La concejal de Sanidad, Yuri Mas, aclaró que el cierre de la playa se mantendrá hasta que el consistorio pueda garantizar que el agua esté en "perfectas y excelentes condiciones". Sobre la presencia de animales muertos, la edil comentó que "hay lodos y en los lodos puede haber cualquier cosa; pero sospechamos que sí". Comentó que, con la gran cantidad de agua que corrió por los barrancos de Las Huertas y El Cercado, el pasado domingo, "es probable que haya animales". Mas señaló que "estamos haciendo controles exhaustivos" y hasta que los resultados de estos no determinen que el agua se halla completamente limpia y con una calidad "exquisita", no se volverá a abrir al baño.

Eso significa que no existe una fecha concreta para la reapertura al baño de Las Teresitas. En dicho enclave confluyen las competencias de varias administraciones y, cuando las mismas den su visto bueno, entonces los bañistas podrán acceder de nuevo a la arena y el mar. Fuentes policiales señalaron que el desalojo de ciudadanos y turistas de la playa duró más de tres horas y unos pocos mostraron su malestar a los agentes. Y posteriormente fueron miles de personas que, en sus coches particulares o en guagua, llegaron al acceso a la playa y debieron dar la vuelta por las indicaciones de la Policía Local.