Santa Cruz de Tenerife
JOSÉ MARÍA LIZUNDIA

Matar judíos y profanar sus tumbas

24/feb/15 1:02 AM
Edición impresa

Ha pasado poco más de un mes para la ritualización del crimen contra la "diferencia" encarnada en verdaderos apóstoles de la libertad de expresión y en judíos de a pie. En Francia y Dinamarca, dos países (las minorías, como siempre) muy comprometidos en la defensa de la libertad de expresión.

De fondo otro rito europeo (como poco francés) de agresiones y profanación de cementerios judíos. No hace falta ser judío para saber que Europa no ha sido ni es un continente amable para los judíos, y dudo mucho de que hoy lleguen a un millón, una minoría ridícula, si exceptuamos Francia y Gran Bretaña, que también, pero menos.

El inconsciente colectivo europeo parece tener inscrito a fuego la humillación, persecución y asesinato de los judíos. Lo más decente, aun siendo indecente fue la expulsión, porque los otros métodos son más dantescos.

Qué antisemitismo es el más bárbaro e inhumano, ¿el alemán nazi? No es seguro de que fuera así. Deslumbraron a los propios nazis en inhumanidad otros nazis, pero lituanos, rumanos, ucranianos, bielorrusos... Aunque hubo islotes de humanidad, casos de Dinamarca y Bulgaria. Hasta Franco les dejó pasar a Portugal camino a América en su huida de las cámaras de gas.

Un musulmán en Europa tiene todos los barrios abiertos para pasear con sus signos religiosos. Yo a un judío no le recomendaría muchos lugares de España para que se dejase ver con su kipá, desde barrios vascos o madrileños a universidades y bares aledaños. No se les mataría, pero serían insultados y escupidos, tal vez agredidos, humillados. Podría realizar la televisión israelí en España un paseo similar al que hizo un periodista con la kipá en París el 11 de enero pasado para comprobarlo.

El antisemitismo ancestral y continuado, progromos, expulsiones... tras Auschwitz maneja la coartada del sionismo (cuyas bases izquierdistas se podría asimilar a los falansterios de Fourier y otras experiencias utopistas). Se trata de hacer del enemigo secular lo más atroz del mundo, que pierda incluso su condición humana. Los nazis les consideraban "Untermenschen" (subhumanos). Un judío será más odiado y abyecto cuando sea genocida, y su caza no será legítima, sino urgente.

El Tribunal de la Haya recientemente ha exculpado del delito de genocidio a Croacia y Serbia. Genocidio es el plan de eliminación de un pueblo, raza o grupo como tales.

Desear que los judíos sean genocidas supone poder justificar el caudal del odio antisemita. Ese tosco mecanismo sicológico se llama transferencia y sublimación.