Internacional

Valls se salta el voto de la Asamblea francesa para aprobar la reforma laboral

París, EFECOM
20/jul/16 17:05 PM
eldia.es
El primer ministro francés, Manuel Valls (i), y el ministro de Interior francés, Bernard Caseneuve (d), durante la sesión semanal de preguntas al gobierno./JEREMY LEMPIN (EFE)

París, EFECOM El Gobierno se saltó hoy el voto de la Asamblea Nacional, por tercera y última vez mediante un mecanismo constitucional, para aprobar de forma definitiva su polémico proyecto de ley de reforma laboral, que rechaza una parte minoritaria del Partido Socialista.

El primer ministro, Manuel Valls, recurrió al artículo 49.3 de la Constitución, que permite evitar el voto pero abre las puertas a la presentación de una moción de censura en 24 horas, algo que no debería ocurrir puesto que la oposición de derechas no tiene intención de hacerlo y la izquierda rebelde no cuentan con un número suficiente de diputados.

El presidente de la Asamblea, Claude Bartolone, señaló que si no se formaliza esa moción de censura antes de mañana a las 16.30 locales (14.30 GMT), el proyecto de ley quedará definitivamente aprobado por el Parlamento.

Valls justificó la utilización por tercera vez con este proyecto de ley del artículo 49.3, con el argumento de que la del mercado de trabajo es "una gran reforma de este quinquenio", y además "no hay mayoría alternativa".

"Este es un texto de progreso" que en primer lugar "da confianza a los trabajadores y a los empresarios", señaló el primer ministro socialista en referencia a uno de los aspectos más criticados de la reforma, la primacía de los acuerdos dentro de la empresa sobre los acuerdos sectoriales.

Los sindicatos, que se han opuesto en la calle al proyecto de ley -y que han prometido que volverán a hacerlo a la vuelta de las vacaciones de verano-, consideran que la medida supondrá un mecanismo de presión para rebajar las condiciones laborales.

Valls defendió el proyecto de ley que lleva el nombre de su ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, también porque rompe "la rigidez" del mercado de trabajo y "da nuevos derechos a los trabajadores".

El Ejecutivo no tenía la mayoría absoluta necesaria en la Asamblea para pasar el trámite en última lectura del proyecto de ley, que fue el resultado de un acuerdo con los llamados "sindicatos reformistas" y con la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), el segundo más importante del país y el primero en el sector privado.