Santa Cruz de Tenerife

Tenerife go

El programa "Un día más" de El Día TV invitó a dos hermanos aficionados al famoso juego: el impacto ha sido grande porque toca la fibra.
Carmen Izquierdo
27/jul/16 06:05
Edición impresa
Tenerife go

L legaron antes las críticas y la repercusión que los protagonistas. Para conocer a los jugadores en Tenerife y despejar dudas, el programa "Un día más" de El Día Televisión invitó el pasado martes a dos hermanos, Fernando y Noelia Marrero, aficionados al ya más que famoso Pokemon Go. El periodista Enrique Hernández, tras subrayar la importancia para la revalorización en bolsa de la marca internacional Nintendo a raíz de este videojuego online gratuito, fue directamente a las preguntas incómodas. Y es que es normal encontrar en el buscador de Google titulares sobre delitos por ocupar una propiedad privada buscando pokemons, infracciones viales o dudas sobre la correcta interacción social de sus jugadores.

Sin problemas, los jóvenes se explicaron. Y la primera y sencilla frase que resume todo es, a su juicio, "sentido común". "A ver", sentencia Fernando, que en el juego va por el nivel 13, "no se debe conducir contestando el wasap, no se puede cruzar jugando al Pokemon Go sin mirar si pasan coches... Son malas costumbres que van en la persona y no en los medios de comunicación que empleen".

Respecto a problemas en la socialización, nada más llegar al edificio de El Día trabaron una nueva amistad, porque en recepción les preguntaron si querían hacer uso de una de las dos pokeparadas (como detalla nuestro compañero Francisco Mesa) que hay alrededor de la sede del grupo de comunicación, junto a un gimnasio. Mesa cotejó con ellos niveles y rescató el juego predecesor de Pokemon Go, Ingress, y que ha hecho posible toda la geolocalización del actual.

No son los únicos. A través, por ejemplo, de la cuenta @PokeGoTenerife muchos tinerfeños avisan de dónde cazar un pokemon. Los lugares, los más variados de la isla. Desde Caletillas, a La Laguna o Tacoronte. Empresas como Pirámides de Güímar informan de sus pokeparadas para disfrute de los viandantes aficionados al juego. Administraciones públicas como el Ayuntamiento de El Rosario celebran que su icónica escultura de la lechera sea además una pokeparada porque "permite que más personas lleguen al municipio".

Hernández opina que "tiene relevancia porque estamos hablando del presente y de algo que revoluciona los mercados". De hecho, en Tenerife solo es el comienzo pero ya algunas empresas lo han visto como una forma de captar futuros clientes. Esta red de juego y contactos atrae visitantes porque, aclara Noelia, "si te quedas en tu casa como mucho verás un pokemon, porque tienes que caminar por tu ciudad y tu isla para verlos". De hecho, nos cuenta, suelen quedar con amigos para captar estos dibujos animados hechos realidad virtual y, además, "conocemos gente nueva".

El impacto ha sido grande, apunta Fernando, "porque toca la fibra". "Es ver los dibujos de cuando eras pequeño pero casi de verdad, como los soñabas de niño". La mayor ilusión, confirma Noelia: "Cazar a tu pokemon favorito de la infancia". Francisco Mesa explica que por la tipología de este juego, "similar a la de otros como Candy Crush, ha nacido para durar unos años". "El furor -admiten estos hermanos- descenderá pero se mantendrá entre muchos". Mientras, siguen las "quedadas": reuniones en La Laguna, Los Cristianos... que hacen de esta realidad virtual una nueva oportunidad para aumentar la comunicación en el día a día.