Nacional

Urdangarin permanece en Ginebra a la espera de la vista judicial sobre su condena

Ginebra, EFE
21/feb/17 16:45 PM
eldia.es

Ginebra, EFE Iñaki Urdangarin, cuñado del rey de España, permanece en Ginebra a la espera de la convocatoria de la vista judicial solicitada por la Fiscalía para pedir medidas cautelares para los condenados en el juicio por el "Caso Nóos", que en su caso ha sido de seis años y tres meses de prisión.

 

El marido de la Infanta Cristina salió hacia las 9.15 hora local en bicicleta de su residencia en el barrio de la Ciudad Vieja de Ginebra, vistiendo una americana beige y unos pantalones grises y portando una mochila al hombro.

- (EFE)

Urdangarin no hizo declaraciones a los medios de comunicación.

Era la primera vez que se le veía en Ginebra desde que la Audiencia de Palma (Islas Baleares) anunció su condena.

Una hora más tarde de que abandonara por una puerta lateral del edificio en el que vive desde 2013, salió un escolta con una maleta.

La infanta Cristina, que ya el lunes recuperó su rutina habitual,

había salido del domicilio familiar una hora antes que su esposo.

Hacia las 16.10 hora local (15.00 GMT), Urdangarin volvió a su casa, también en bicicleta, y se limitó a contestar con un "muchas gracias" a las preguntas de los periodistas.

El abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, dijo hoy  que se opondrá a la prisión preventiva de su defendido, en caso de que lo pida el fiscal.

Vives aseguró que sigue sin recibir la notificación de la convocatoria de la vista solicitada por la Fiscalía para pedir medidas cautelares para los condenados en el proceso, que en el caso de Urdangarin podría ser prisión eludible bajo fianza hasta que la sentencia fuera definitiva.

El esposo de Cristina de Borbón fue condenado el pasado viernes por la Audiencia de Palma en el conocido como "Caso Nóos" por enriquecerse con fondos públicos a través de una trama corrupta de contratación con administraciones públicas, pero la sentencia no es firme, ya que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo.

La infanta fue absuelta de colaboración en dos delitos fiscales de su marido, pero tendrá que pagar junto a él 265.000 euros (unos 282.000 dólares) en calidad de corresponsable civil a título lucrativo.