Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Muere a los 55 ańos el primer sacerdote que se declaró homosexual en Espańa leer

Irak celebra este sábado sus primeras elecciones tras la derrota del Estado Islámico

Amer Hamid, Bagdad, EFE
11/may/18 11:36 AM
eldia.es
Un soldado iraquí realiza el símbolo de la victoria con el dedo manchado en tinta tras votar en un colegio electoral en Bagdad./ALI ABBAS (EFE)

Irak celebrará mañana, sábado, sus primeras elecciones legislativas tras la derrota del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Irak, para renovar los 329 escaños del Parlamento, que deberá dirigir la reconstrucción de un país agotado por la guerra.

Unos 24 millones de iraquíes están llamados a las urnas para elegir entre los 7.367 candidatos de 320 partidos políticos que aspiran a ocupar un asiento en la Asamblea Legislativa, en una jornada sobre la que planean las amenazas lanzadas por el EI.

El portavoz del EI, Abu Hasan al Muhayir, amenazó el pasado 22 de abril con cometer atentados en los colegios electorales en Irak.

En un mensaje difundido por la red de mensajería Telegram, Al Muhayir advirtió de "ataques al Gobierno chií en Irak y en todos los colegios electorales y a las personas que se encuentren dentro".

Los colegios abrirán mañana desde las 07.00 (04.00 GMT) hasta las 18.00 (15.00 GMT), en medio de amplias medidas de seguridad, tanto en sus alrededores como en sus entradas, para evitar eventuales atentados.

Ayer, se abrieron ya las urnas para los militares, miembros de las fuerzas de seguridad, presos, personas hospitalizadas y los iraquíes que viven fuera del país, como adelanto al sufragio de mañana.

La legislación iraquí establece una cuota de 83 diputadas en el próximo Parlamento, así como otra de 9 asientos para las minorías étnicas del país como los yazidíes, los shabaka o los mandeos, contra las que el EI se ensañó durante sus tres años de ocupación.

Un representante de la Comisión Electoral, Riad al Badran, aseguró que el anuncio de los resultados tendrá lugar 24 horas después del cierre de los colegios.

Para el analista político Abas al Ani, la coalición Al Nasr (La Victoria), liderada por el primer ministro, Haidar al Abadi, parte como favorita, por delante de la coalición de Al Fath (La Conquista), encabezada por el también chií Hadi al Ameri, secretario general de la Organización Badr, una milicia que participó en la guerra contra el EI.

Daulat al Qanun (Estado de Derecho), liderada por el ex primer ministro, Nuri al Maliki, ocupa el tercer puesto.

Tanto Al Abadi como Al Maliki son miembros del partido "Al Dawa" (La Predicación), pero se han presentado por separado a estos comicios tras diferencias entre ellos.

Otras de las coaliciones que aspiran a mantener o reforzar su presencia son las de los clérigos chiíes Muqtada al Sadr y Amar al Hakim.

Sin embargo, Al Ani, como otros analistas, prevé que ninguna de estas coaliciones obtendrá los votos suficientes para formar Gobierno, por lo que se verán forzadas a buscar apoyos; lo que, a juicio del analista, garantizará la representación de varias fuerzas políticas en el Ejecutivo.

El sistema político iraquí contempla un reparto confesional y étnico de los principales puestos políticos. De esta manera, el primer ministro está reservado a los chiíes, mayoría en el país; la presidencia del Parlamento a los suníes y la jefatura del Estado, que tiene un carácter simbólico, a los kurdos.

Según Al Ani, Al Abadi cuenta con apoyo popular y con la bendición del vecino Irán, principal socio regional de Irak, así como de Estados Unidos, frente a Al Maliki, que fue forzado a renunciar a la jefatura del Gobierno en agosto de 2014 tras la violenta irrupción del Estado Islámico, que se hizo en pocas semanas con el control de la mitad del territorio iraquí.

Por su parte, la máxima autoridad religiosa chií de Irak, el ayatolá Ali al Sistani, ha intentado mantenerse neutral y se ha limitado a pedir el voto contra los corruptos y contra las injerencias extranjeras en el país.