Sociedad

La revolución de las sexdoll llega a España

La aparición de las sexdolls en nuestro país se ha convertido en la novedad de este año en productos eróticos y sexuales. Se trata de un artículo cada vez más perfeccionado y que copia fielmente la textura, la figura y las curvas de la mujer, aproximándose a una idea muy lograda de realidad ficticia.
deseos sexuales
19/sep/18 12:55 PM
eldia.es

Hace años que las tiendas eróticas o sexshop son conocidas popularmente por la sociedad, pero más concretamente por las mujeres con el fin de satisfacer sus deseos sexuales mediante la compra de cosmética, lencería sexy y juguetes eróticos como consoladores y vibradores. En los últimos años se han dado a conocer otros juguetes u objetos sexuales que no estaban bien vistos con anterioridad. Estamos ante una época de apertura mental en cuanto a la libertad sexual individual. La sociedad está integrando dentro de sus valores el derecho a decidir lo que quiere hacer con su cuerpo, así como el modo de satisfacer sus deseos sexuales.

Rompiendo barreras, liberando la mente

La nueva tendencia erótica que está pegando fuerte entre el público masculino son las sexdolls o muñecas realistas. Todos conocemos este objeto sexual tan visto en series y películas a modo de gracia, sátira o comedia. Pero lo cierto es que la sociedad está rompiendo barreras para aceptar experiencias que tienen que ser respetadas en base a los cambios sociales de nuestro tiempo hacia una apertura total de diversidad de pensamiento.

El avance social ha posibilitado que personas que quieren satisfacer sus necesidades sexuales por motivo de soledad o por decisión propia, lo hagan con toda tranquilidad teniendo al alcance tales productos. Además, las muñecas sexuales o sexdolls están cada vez más conseguidas, se tratan de muñecas realistas que son ofertadas en tiendas eróticas con una gran variedad de modelos disponibles.

Para algunas personas estas muñecas son un fetiche, y en otros casos son del todo mal vistas por la sociedad. Como decíamos la corriente parece decantarse hacia una visión positiva de todos los objetos sexuales, pues su uso está indicado para la expresión erótica personal o en compañía. Si bien es cierto que hay que romper barreras personales que están muy arraigadas a causa de los tradicionalismos y convencionalismos sociales, sin embargo, cada vez más personas han decidido liberarse de esas influencias culturales para disfrutar de las preferencias sexuales individuales de cada uno.

Las sexdolls, objeto de coleccionistas y realidad artística

Las sexdolls son actualmente un objeto de coleccionistas para muchas personas. De modo que no solo son adquiridas con fines eróticos, sino que hay personas que se sienten atraídas por tal obra de arte, a causa de su forma y el realismo de sus facciones. No se puede negar que independientemente de los gustos y preferencias, las personas que crean estas muñecas son artistas en toda regla.

Existen modelos muy avanzados en cuanto al grado de similitud humana. Por ejemplo, en Japón una empresa que ha construido las sexdolls más avanzadas tecnológicamente del mundo. Tanto es el caso que se pueden llegar a confundir con seres humanos a primera vista. Los materiales con los que están fabricados son de alta calidad hechos de la mejor silicona que existe que se parece bastante a la piel humana por su textura suave y tersa. Aunque es complicado conseguir una de estas muñecas en una tienda física de nuestro país, las tecnologías nos facilitan la vida ofreciéndonos alternativas de compra online. Estas sexdolls japonesas, pese a competir con otros muchos juguetes eróticos de alta calidad, han sido todo un éxito en la red llegando a proclamarse como el producto estrella de la tienda.

A tal grado llega la expansión de este producto que en Japón ya existe un burdel centrado en la utilización de muñecas sexuales. De modo que estos artículos están en competencia directa con la prostitución, la cual está disminuyendo su consumo en el país. Aunque a muchas personas les puede parecer impensable, lo cierto es que van en concordancia con ciertos movimientos feministas sobre la prostitución y los derechos de la mujer. El hombre no va a dejar de consumir servicios eróticos, pero en este caso lo hace sin que intervenga otra persona. Los burdeles de muñecas sexuales son de diferente tipo pudiendo escoger el tipo de pelo, ojos, altura y cualquier característica física que prefiera. También se pueden escoger otros elementos como lencería y vestimenta. El mercado de las sexdolls está triunfando hasta el punto en el que muchos hombres que lo han probado han dejado de relacionarse con mujeres reales.

En cuestiones sexuales la clave está en la variedad y el respeto por los gustos ajenos, como en cualquier otro ámbito de la vida. Lo que a unos puede parecerles incluso incómodo e inapropiado para otros puede convertirse en la novedad que despierte el sentido erótico de su vida.