Sucesos

Piden 2,5 años de cárcel al padre que dejó tetrapléjico a su bebé por llorar

La Fiscalía de Santa Cruz de Tenerife rebajó la solicitud de condena de seis a dos años y medio por el arrepentimiento y confesión del procesado.
Noé Ramón, S/C de Tenerife
10/oct/18 6:38 AM
Edición impresa

La Fiscalía de Santa Cruz de Tenerife rebajó en el transcurso de la jornada de ayer su petición inicial de seis años de cárcel a dos años y medio al padre de un menor al que causó diversas lesiones de gravedad en sus intentos de que dejara de llorar.

Los hechos ocurrieron hace más de cinco años en el término municipal de Santiago del Teide. Las secuelas en la víctima son de tal intensidad que en la actualidad el niño está tetrapléjico y precisa de una silla de ruedas para moverse.

El representante del Ministerio Público accedió a reducir su solicitud de pena al tener en cuenta las circunstancias atenuantes de confesión y de arrepentimiento.

No obstante, el fiscal mantiene que el acusado debe abonar una indemnización de 330.000 euros a su hijo.

El magistrado presidente de la Sala aceptó que el juicio tuviera lugar en la mañana de ayer a puerta cerrada, tal y como había deseado la madre del pequeño.

El procesado, identificado como J.M.S.G., se encontraba a las doce de la mañana del 25 de junio de 2013 cuidando al niño de cuatro meses y, para que dejara de llorar, lo zarandeó bruscamente en reiteradas ocasiones.

Como consecuencia de esa acción, el menor sufrió hemorragias intracraneales, edema y atrofia cerebral, así como ataques de epilepsia, entre otras lesiones que se enmarcan en lo que se conoce popularmente como "síndrome del niño sacudido".

Por todo ello, el pequeño precisó de tratamiento médico a lo largo de 183 días, de los cuales 52 permaneció ingresado en un hospital.

En la actualidad, a sus cinco años, el afectado sufre secuelas permanentes que limitan sus capacidades físicas, psíquicas y sociales, hasta el punto de que necesita de ayuda y supervisión constantes y absolutas para las tareas básicas de la vida diaria y no es capaz de cuidarse a sí mismo.

Entre los daños causados, cabe mencionar un retraso en el desarrollo psicomotor severo debido al deterioro de las funciones cerebrales superiores, déficit de agudeza visual, bilateral y de predominio izquierdo y estrabismo.

El representante del Ministerio Público también cree conveniente que se le retire la patria potestad al acusado durante un periodo de diez años.

El caso quedó ayer visto para sentencia.