Sociedad

La cosmética natural definitivamente llegó para quedarse

29/oct/18 20:03 PM
eldia.es

Más allá del marketing eco-verde a la orden del día, lo cierto es que los productos cosméticos naturales cada día se consumen más. En primer lugar, porque estos productos funcionan; en segundo lugar, los productos de belleza orgánicos son mejores para los trabajadores ya que no se utilizan pesticidas en el cultivo de los cultivos, y finalmente, lo orgánico es mejor para la vida silvestre. Existe un 50% más de vida salvaje en las granjas orgánicas, que protege la naturaleza para las generaciones futuras.

El difícil camino al que se enfrentan las empresas que elaboran cosméticos naturales

Los consumidores también han ayudado a impulsar las ventas de los productos naturales y orgánicos, que se ofrecen en plataformas especializadas como https://naturality.es/, ya que se muestran más interesados en un enfoque más holístico de su salud que combine alimentos, ejercicio, moda y belleza, todo con una inclinación hacia lo natural y orgánico. Los consumidores son mucho más conscientes de la necesidad de la sostenibilidad ambiental. Como lo demostró la Cumbre de Copenhague en el año 2012 con respecto al cambio climático, no se les puede dejar a los gobiernos la responsabilidad de salvar el planeta. Pero construir un mercado de consumo de productos cosméticos naturales no ha sido fácil, porque lamentablemente la sostenibilidad no es barata. Los ingredientes naturales son más costosos de comprar y procesar que los sintéticos. Y sus virtudes tampoco son fáciles de explicar. Los consumidores siguen confundidos sobre qué marcas son realmente "verdes". El "lavado verde" creció junto con el mercado de los cosméticos naturales. Si bien los alimentos orgánicos están muy regulados en muchos países, los productos de belleza no lo están. La mayoría de los productos etiquetados como "naturales" contienen algunas fragancias sintéticas o subproductos del petróleo. Los conservantes a base de plantas tienen pobres propiedades antimicrobianas y antimicóticas. Este es un problema importante, ya que los conservantes son esenciales para evitar que crezcan hongos y bacterias en productos que contienen agua. Por eso, es importante encontrar plataformas digitales que ofrezcan información acerca de la veracidad de los productos naturales.

Los consumidores ahora quieren llevar lo orgánico a todos los órdenes de la vida

Las nuevas generaciones se muestran interesadas en productos orgánicos y sostenibles y están dispuestas a pagar más dinero por ellos para resistir los signos del envejecimiento. A medida que los consumidores se vuelven más conocedores, también son más exigentes, ya que desean no sólo ingredientes naturales sino también envases ecológicos. Mientras tanto, a medida que las grandes compañías luchan por nutrir sus propias marcas naturales, los pequeños empresarios exitosos que han construido marcas ecológicas, pueden esperar recibir una buena recompensa por el esfuerzo.

Si bien las consideraciones ecológicas y sociales están resultando populares entre los consumidores, está surgiendo una nueva clase de productos de belleza orgánicos, donde "orgánico" no siempre es el principal mensaje de marketing. Los beneficios específicos del producto son cada vez más prevalentes en el empaquetado, con reclamos por parte de los consumidores encontrar certificados de origen y calidad en las etiquetas, como la norma ISO, EcoControl y Natrue, entre otros.

Lo que comenzó como una filosofía en la industria alimentaria orgánica, se está infiltrando en prácticamente todas las categorías del consumo. Un estudio más detallado demuestra que el posicionamiento, el envasado y el marketing, coloca a la cosmética natural como un uno de los más claros ejemplos de éxito de la industria de la belleza desde los últimos veinte años. Y a medida que las marcas más convencionales contemplan las oportunidades de crecimiento que representa la belleza orgánica, se puede esperar grandes avances tanto en la elaboración de los productos orgánicos como en la tecnología aplicada a ellos. El desafío será mantener intacta la integridad de lo orgánico sin dejar de ser capaz de ampliarlo, mejorarlo y llevarlo hasta el consumo masivo. Para esto, será necesario una vez más, unir esfuerzos, tanto gubernamentales, como corporativos e individuales. Porque como dice la frase,  “Cambia tu aldea y cambiarás el mundo”.