Sociedad

Descubren el origen molecular de la disminución de plaquetas

E. Press, Madrid
1/nov/18 6:33 AM
Edición impresa

E. Press, Madrid

Un estudio del Grupo de División Celular y Cáncer del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha permitido entender a través de MASTL, una proteína cuyo papel en el organismo es aún poco conocido, el origen molecular de la trombocitopenia (la disminución de plaquetas por debajo de las 100.000/mm) heredada en ciertos pacientes.

En su estudio, publicado en la revista 'Journal of Clinical Investigation', demostraron que MASTL tiene una importante función de control del citoesqueleto, la estructura que da forma a las células y condiciona su movilidad y capacidad de agrupación. Así, han conseguido relacionar la proteína con el origen de un tipo heredable de trombocitopenia.

Hasta la fecha, según explican los científicos, se sabía que MASTL tiene un papel en la regulación de la división celular, pero "no se conocía mucho más sobre ella". En 2003, un equipo de investigación estadounidense identificó un grupo de pacientes de trombocitopenia heredada que portaban una mutación en el gen MASTL.

La trombocitopenia es una dolencia caracterizada por niveles bajos de plaquetas en sangre, que lleva a los pacientes a sufrir sangrados incontrolados que pueden dar lugar a hematomas y hemorragias. La de estos pacientes en particular, causada por la mutación en MASTL, se conoce con el nombre de trombocitopenia autosomal dominante no sindrómica, o trombocitopenia-2.

Los investigadores del CNIO decidieron estudiar esa mutación específica con la esperanza de que los llevara a descubrir más sobre las funciones de la proteína. "No había ninguna conexión previa que nos dijera cómo una proteína que regula la división de las células podía regular el número de plaquetas", indicó Begoña Hurtado, primera firmante del artículo junto con Marianna Trakala.

Al frente de su laboratorio

La española Pilar de la Puente apenas tiene 33 años y ya está al frente de su propio laboratorio en EE.UU., donde, entre microscopios y muestras, trabaja cada día en un innovador modelo de investigación para ofrecer una cura para cada cáncer. Hija de la educación pública española, esta bióloga se mudó a EE.UU. para su posdoctorado, después de haber comenzado sus modelos de regeneración celular en el Centro de Tejidos de León, de donde es originaria, para continuar en la Universidad de Washington en San Luis (Misuri).