Nacional
CONSEJO ESTADO

Sáenz de Santamaría llama a preservar la democracia, que no cree garantizada por las elecciones

Madrid, EFE
8/nov/18 15:24 PM
eldia.es
La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría durante su toma de posesión como miembro del Consejo de Estado./ANGEL DIAZ (EFE)

La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría ha tomado hoy posesión de su cargo como miembro del Consejo de Estado con un llamamiento a cuidar con "pasión" las instituciones como cimientos de la democracia, cuya pervivencia, ha dicho, no está garantiza solo con la convocatoria periódica de elecciones.

La presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, ha presidido el acto de la toma de posesión, en el que ha destacado que Sáenz de Santamaría "está revestida de un bagaje profesional excepcional que resultará muy provechoso" para el máximo órgano consultivo del Gobierno.

Sáenz de Santamaría, que ha contado con los consejeros Juan Velarde y Marcos Peña como padrinos, ha resaltado que, al igual que cuando asumió su primer cargo público, llega a la institución con la conciencia de honrarla y preservar su dignidad.

Ha defendido como principios básicos de la democracia la garantía de los derechos de las personas y la supremacía del Estado de derecho y ha subrayado que "la fortaleza de la democracia se mide en la fortaleza de las instituciones".

En este sentido, ha destacado que el Consejo de Estado ha trabajado sin descanso para asentar esos principios, pero ha alertado de que, "basta echar un vistazo alrededor", para darse cuenta de que "si las instituciones no se ponen en valor, se ponen en riesgo y con ello la democracia".

Ha advertido de los peligros de que el imperio de la ley se subordine a los intereses de los gobernantes y de los populismos "de todo signo" que buscan desprestigiar primero las instituciones para después ponerlas a su servicio.

Y, frente a unos tiempos en los que prima lo efímero, la anécdota, el morbo y las discusiones pasajeras, ha insistido en la necesidad de tomarse en serio, respetar y defender los cimientos de la democracia "con la misma pasión" que cuando fue conquistada hace ahora cuatro década, así como de preservar la integridad y calidad institucional de la nación.

Por eso, ha considerado "reconfortante" ver cómo el Consejo de Estado evoca sus señas de identidad con un acto como el de hoy, celebrado en la Sala de Plenos de la institución, donde se debate con "mesura" sobre asuntos "importante y de calado".

"Ahora somos sus miembros, desde el respeto muto, la ejemplaridad de nuestras acciones y el trabajo riguroso quienes debemos aportar nuestra labor a este interés común que nos une y que se llama España", ha resaltado.

Junto a la exvicepresidenta, han tomado posesión también como consejeros electos la expresidenta del Tribunal Constitucional María Emilia Casas, la exmagistrada de este tribunal Elisa Pérez Vera y el exparlamentario catalán Jordi Guillot.

Este último ha pedido prudencia en todo lo referente al conflicto de Cataluña, que ha dicho que es el asunto más importante al que se enfrenta la democracia desde la Transición.

La renovación del Consejo de Estado ha quedado ya cerrada con la incorporación de los cuatro consejeros electos, que la próxima semana participarán en su primer pleno de la institución, que debatirá sobre la propuesta de modificación de la Constitución planteada por el Gobierno para reformar la figura del aforado.

El cargo de consejero electo no es incompatible con el ejercicio de otra actividad, no está retribuido y la exvicepresidenta de Mariano Rajoy sólo percibirá las dietas que le correspondan por la asistencia a los plenos de la institución.

CONSEJO ESTADO