Sociedad

La artesanía del plástico

Unos amigos de Tenerife han tomado la bandera del proyecto Precious Plastic, nacido en Holanda hace cinco años, para transformar y reciclar los residuos de plástico en objetos útiles.
J.D.M.
20/dic/18 6:21 AM
Edición impresa
Las cuatro máquinas para el proceso del reciclaje artesanal del plástico: trituradora, extrusora, inyectora y horno compresor./El Día

J.D.M.

El proyecto Precious Plastic nació hace cinco años en Holanda con vocación universal, pero este pasado verano un grupo de amigos lo trajo a Canarias para ponerle el apellido "Tenerife" a la iniciativa de reciclar el plástico de una forma artesanal. De esta isla son todos: Fran (Santa Cruz), Eduardo (Santa Cruz) y Aarón (Icod de los Vinos), nacidos en ella, y Mik (italiano), Anca (rumana) y Gizane (vasca), residentes hace tiempo.

Les une una idea ecologista que pasa por ese reciclaje para hacer prácticamente de todo (útil) con los residuos de la materia prima: desde muebles a carcasas de móvil. Para eso forman un equipo. Mik es artista plástico y diseñador; Aarón, técnico mecánico; Fran, educador y experto en desarrollo local; Gizane, educadora de sostenibilidad; Anca, gestora, y Edu, un "hacha" en las redes sociales.

El grupo de amigos que ha impulsado el proyecto Precious Plastic en Canarias./El Día

A través de una plataforma "open source" (código abierto) se encuentran, vía internet, todas las herramientas para poder generar laboratorios de reciclaje de plástico en cualquier lugar del planeta. ¿Cómo? Muy sencillo. Mediante la implementación sucesiva de cuatro máquinas que permitirán culminar un proceso para definir los productos resultantes como "artesanía contemporánea".

Fran y Edu explicaron a El Día los detalles. Cuentan con una primera máquina, la trituradora que separa, limpia y transforma en pequeños rozos. Para poder convertir, por ejemplo, una botella en varios pedazos de 0,5 centímetros.

Las otras máquinas son una extrusora (hace filamentos que adquieren distintas formas); una inyectora (moldea, entre otras cosas) y un horno compresor (aplasta y da forma).

Para financiar los 2.000 euros que cuesta hacer realidad el sueño estos jóvenes han puesto en marcha una campaña de micromecenazgo (crouwfunding) en la dirección ulule.com. La recolecta está abierta en principio hasta el próximo día 31, ya que, aseguran, "estamos inmersos en un concurso de proyectos sostenibles".

En apenas algo más de una semana, valoran, "ya hemos conseguido más de la mitad de nuestro objetivo inicial".

El resultado final es muy variado. Objetos para la agricultura, carpintería, decoración, incluso moda... Un poco de todo.

Otro pilar es la concienciación y la educación ambiental. A través de brigadas de recogida de plástico en playas, montes o barrancos. Y campañas de información a través de talleres. Añaden que "estamos trabajando con SEO bird Life par la recuperación de espacios". Intenciones son "crear laboratorios para cubrir el eje Norte-Sur-Área Metropolitana y plantear luego la expansión a otras islas".

Algunos datos para un análisis global: "Canarias ocupa el puesto 11 entre las 17 comunidades en gestión de residuos". Además, "España desperdicia más de 600.000 toneladas de plástico en un año y sólo el 8% es reciclado. Una pérdida ecológica, pero también económica. Nuestro planteamiento va hacia la economía circular, no sólo por convicción, sino por auténtica necesidad. Resulta imprescindible un cambio de visión que permita usar el plástico como un recurso con valor. Una alternativa de gestión (Do it yourself), concienciación, desarrollo comunitario y conservación del medio ambiente".