Sociedad

Los Mamelucos rozan el cielo y Martí acaricia la destitución

Enero llegó con lluvias, nieve y viento, varias muertes violentas en el norte de la Isla y el anuncio de AENA del cierre nocturno de Tenerife Sur entre el 3 de abril y el 30 de junio.
J.D.
26/dic/18 6:19 AM
Edición impresa

J.D.

E l primer tinerfeño de 2018 se llamó Mario, nació por cesárea en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) y pesó 3.605 gramos. El parto duró 40 minutos y supuso el estreno como padres de los tacoronteros Cristina García y Julio Goya. Otro "flash" hospitalario, pero de perfil negativo, dio mucho que hablar 72 horas después de las campanadas de Año Nuevo. El dato envolvía los 18 ataques físicos, 230 verbales y 45 mixtos sufridos en 2017 por los profesionales sanitarios en el Archipiélago.

Otro "niño", pero el de Loterías y Apuestas del Estado, dejó 600 mil euros en Tenerife: los ocho décimos del 18442 se vendieron en la gasolinera de Granadilla de Abona (3), en Playa de las Américas (2), en Fañabé (1), en Santa Cruz de Tenerife (1) y en Los Realejos. La diosa fortuna no estuvo al lado de Nico Richotti, capitán del Iberostar, durante la visita de los turcos del Gazlentep a La Laguna (72-53). En el primer pronóstico ya se intuía la enorme gravedad de una lesión -afectado el cruzado- que se llevó por delante toda la temporada. Una muleta fue el arma que utilizó un interno de 73 años del geriátrico Hogar Santa Rita II, en el Puerto de la Cruz, para acabar con la vida de otro residente. Era conocido entre sus compañeros como Juan "El Trompeta" y tenía 69 años. El detenido tenía diagnosticado esquizofrenia y reaccionó con violencia durante una discusión registrada durante la madrugada del 11 de enero. El agredido recibió varios golpes en la cabeza que le provocaron la muerte en el acto. En cuanto la investigación dio sus primeros pasos se conoció que el detenido estaba incapacitado judicialmente.

La Guardia Civil contabilizó siete víctimas mortales en un accidente registrado en la costa de Teguise, en la isla de Lanzarote. La tragedia se precipitó en el instante en el que una lancha neumática ocupada por inmigrantes magrebíes encalló en la playa Bastián. Los equipos de emergencias contabilizaron cinco cadáveres en el interior de la embarcación y otros dos flotando en el agua. Todos los presentaban claros signos de ahogamientos e hipotermia. Dos africanos más fueron evacuados a un centro hospitalario en estado crítico y los agentes de la Benemérita lograron capturar al patrón.

Otra muerte violenta fue noticia en la segunda quincena del primer mes de este año. Ocurrió en las últimas horas del 19 de enero, cuando unas patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local de Santa Úrsula interceptaron a un conductor de 58 años que volcó durante una larga persecusión por la TF-5. El origen de este suceso se concentró en un inmueble de la calle Las Arenitas -en un núcleo de Los Realejos conocido como Las Llanadas- en el que se produjo un fuerte enfrentamiento vinculado con un episodio de violencia de género. Cuando los recursos activados por la sala del 112 llegaron a la dirección que se indicó en la alerta hallaron el cuerpo sin vida de una mujer sudamericana que residía en la Isla desde hacía 15 años. La víctima había sido pareja sentimental del varón que se dio a la fuga en el coche y dio varias vueltas de campana antes de que los agentes pudieran confirmar que el herido era el presunto autor de la muerte de Yenny. S.H.

En Santa Cruz de Tenerife el Carnaval de la Fantasía resolvía sus primeros concursos. El más esperado, el de murgas adultas, coronó a Los Mamelucos con el cuarto doblete de su historia. Primero en interpretación y primero en presentación. Ese fue su botín en un concurso en el que Los Bambones se quedaron fuera del podio que reconoce a las mejores actuaciones. Todo eso ocurrió en un mes de lluvias, nieve y viento que trajo días de inestabilidad meteorológica a las Islas. Igual de frío estaban los aficionados al CD Tenerife de Martí que coqueteaba con los puestos de descenso. Serrano presentó a Milla, pero no ratificó al técnico.