Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un testigo sitúa a Carme Forcadell agitando "a la masa" el 20-S leer

España pega un "volantazo" político

Bermúdez responde a las críticas de SsP sobre el carácter "sexista" de las elecciones de las reinas del Carnaval y las fiestas de Mayo con la negativa a cambiar un formato que es del agrado de la ciudadanía.
J.D.
28/dic/18 6:29 AM
Edición impresa

J.D.

L os trabajadores volvieron a salir a la calle el 1 de Mayo, aunque en un número muy inferior a los datos difundidos en manifestaciones anteriores. ¿Pasotismo o pérdida de confianza? Muchas de las dos mil personas que se manifestaron en la capital tinerfeña acabaron haciéndose esa pregunta. Los sindicatos centraron sus objetivos en la precariedad laboral y en una amenaza de una huelga general... Una tercera vía de protesta se abrió en torno a la petición de una sentencia justa contra los miembros de "La Manada": el feminismo se coló de lleno en las concentraciones. Los representantes sindicales denunciaron "graves recortes" en materia de violencia de género.

Los pistoleros de la banda terrorista ETA anunciaron el final del conflicto armado el 2 de mayo. El ministro Zoido puso el acento en el hecho de que no se dará ninguna situación de impunidad y que los culpables pagarán sus delitos. Este dramático y largo pulso por lograr la paz se cerró con 358 crímenes sin resolver. En el mes reservado a las fiestas de las flores de la capital tinerfeña, el alcalde santacrucero, José Manuel Bermúdez, respondió a unas declaraciones de Asun Frías, concejal de Sí se Puede (SsP), en las que tachaba de "sexistas" las galas de elección de reinas del Carnaval y Mayo. El dirigente nacionalista fue directo y escueto. "Las fiestas no se tocan", avanzó antes de criticar que "SsP demuestra con estas declaraciones que no tiene ni idea de la realidad que se vive en esta ciudad", añadiendo que mientras él esté al frente del consistorio "no se va a cambiar este formato, pero sí admitimos ideas para mejorarlo".

Mucho más complejo fue un dispositivo policial de prevención del terrorismo yihadista que se desplegó en el sur de la Isla, concretamente, en el inmueble en el que residían tres ciudadanos marroquíes que fueron puestos a disposición de la autoridad judicial por su presunta participación en el adoctrinamiento de un ciudadano que fue enviado a Siria para alistarse en las filas de Al Nusra. Los sospechosos, que regentaban un locutorio en la capital tinerfeña y otros negocios en suelo granadillero, fueron trasladados a Madrid para ser sometidos a varios interrogatorios. Al final, el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional dejó a los africanos en libertad por falta de pruebas.

Los que ofrecieron pocas dudas fueron los vencedores de la ultramaratón Transvulcania 2018. Ida Nilsson (08:40:43) tomó las cumbres palmeras por tercera vez consecutiva, mientras que el español Pere Aurell (07:37:26) ganó por primera vez una competición que aglutinó otras dos distancias: María Zorroza (04:51:22) y Danilson Pereira (04:05:33) se impusieron en la maratón y Laura Orgué (02:45:52) y Stan Angermund-Vik (02:13:34), en la distancia de los 26 kilómetros.

Mario Otero, director en Canarias de Aeropuertos Españolas y Navegación Aérea, volvió a dejar claro que la segunda pista de Tenerife Sur nunca ha sido una prioridad para AENA. De hecho, justificó el contexto de esa decisión en el hecho de que "durante el invierno la ocupación se sitúa en un 45%". Ese mismo día avanzó algunos detalles sobre unas obras de mejora que a día de hoy siguen dando mucho que hablar. "La superficie de pasajeros va a crecer un 50% con la T2 y con un edificio procesador", dijo sobre un proyecto que está siendo muy discutido por todos los agentes sociales y económicos de la Isla.

Mucho más confiado se mostró el expresidente Román Rodríguez (NC) en el instante de anunciar que el 75 por ciento de la subvención para viajar a la Península se iba a blindar en el REF. En su defensa cabe decir que el 16 de mayo todavía no se divisaba la salida de Rajoy de la Moncloa.

La primera pista sobre la que se le avecinaba al Partido Popular se precipitó con el arresto del exministro Zaplana por la posible comisión de unos delitos de cohecho y blanqueo de capitales. Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, además, lo vincularon con unos supuestos casos de malversación y prevaricación.

Eso solo fue la punta de un iceberg que dejó a la intemperie las corruptelas de una formación política que volvió a estar contra las cuerdas en cuanto la Audiencia Nacional hizo pública las condenas de Correa, Bárcenas y el Partido Popular por el caso Gürtel. Durante la lectura del auto se fijaron penas de cárcel por valor de 351 años a 29 de los 37 acusados. La estocada fue mortal. Rajoy ni siquiera se planteó viajar a la ciudad de Kiev para ver levantar la decimotercera Copa de Europa a su equipo del alma, dada la magnitud del maremoto político que se estaba desencadenando.

Pedro Sánchez presentó la moción de censura y Coalición Canaria expresó su deseo de no estar en el mismo bando en el que viajan los radicales. Con el voto del PNV en el saco de los socialistas la expulsión de Rajoy fue inevitable.