Sociedad
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL CÁNCER

¡Queremos inventar nosotros, por favor!

16/abr/19 6:36 AM
Edición impresa

A lo largo de estos años se ha denunciado repetidamente el deterioro del sistema científico español, un proceso que se inició con la crisis de la pasada década y que ha provocado que la financiación en I+D+i haya retrocedido a los niveles de hace quince años en nuestro país. En paralelo, se viene produciendo desde esas fechas un "maquillaje" de los presupuestos públicos a través del aumento progresivo de los fondos destinados a créditos a los que no pueden optar los científicos. Esta medida, que ha sido criticada no solo por los científicos españoles sino también por el Fondo Monetario Internacional y la propia Unión Europea, ha inflado artificialmente el dinero público que se propone destinar a investigación y que, además, no se acostumbra a ejecutar por lo que se tiene que devolver en un alto porcentaje al Ministerio de Hacienda año tras año.Debido a ello, actualmente solo se usa un 30% de todo el presupuesto dedicado a investigación y desarrollo [...].

Aunque se puede argumentar que esta caída en el presupuesto es una consecuencia insoslayable de la crisis económica que asoló a España, conviene resaltar que los fondos dedicados a I+D+i en toda la Unión Europea han aumentado durante el mismo periodo una media del 25% [...]. Junto con la pérdida de inversión, los vaivenes políticos y retrasos presupuestarios han provocado también que las convocatorias de los distintos Ministerios dirigidas a la financiación de proyectos de investigación se hayan convertido en caóticas durante estos últimos años, no sabiéndose cuándo se van a convocar, cuándo van a comenzar los periodos de ejecución y qué fondos van a aportar a los grupos de investigación. Como ejemplo, la última convocatoria de proyectos del Plan Nacional de I+D+i correspondiente al año 2018 ha salido con más de 7 meses de retraso y, pese a que los proyectos deberían haberse iniciado el 1 de enero de este año, no lo harán hasta los últimos meses de este año según los cálculos más optimistas. Como resultado de estos retrasos, muchos grupos de investigación, sobre todo los liderados por los científicos más jóvenes, están actualmente sin financiación desde el 1 de enero. Esto conlleva a su vez el despido temporal de investigadores altamente cualificados debido a la falta de continuidad entre proyectos sucesivos. Lamentablemente, el panorama no invita al optimismo pues la convocatoria de 2019, que debería haberse anunciado el pasado mes de enero, no ha sido publicada todavía ni se espera que lo haga a corto plazo. Finalmente, la burocracia asociada a la gestión de proyectos científicos, la contratación estable de investigadores y la compra de suministros de laboratorio se ha convertido en una autentica pesadilla para los centros de investigación. El periodo prolongado de reducción y congelación subsiguiente de fondos públicos ha llegado ya a un punto de casi no retorno que, de no solventarse a corto plazo, amenaza con colapsar completamente el sistema científico español. Como síntoma de este problema, los datos procedentes de las convocatorias del Plan Nacional de I+D+i durante los últimos cinco años revelan una reducción cercana al 25% en la financiación media concedida a los proyectos de investigación independientemente de la calidad de la propuesta científica y la productividad previa de los equipos investigadores solicitantes [...]

Dada la congelación de los presupuestos y el aumento de nuevos grupos de investigación, es previsible que este problema se acentúe aún más en los proyectos que están siendo evaluados en la presente convocatoria del Plan Nacional. Es importante recalcar que, dado que los proyectos en España se financian por períodos de tres años, cualquier limitación presupuestaria hipoteca seriamente la actividad científica de un tercio de los grupos de investigación del país durante un trienio entero. La pérdida de competitividad de los grupos se agrava aún más como consecuencia de la eliminación de otras iniciativas paralelas [...]. Esta agregación de problemas está afectando seriamente la viabilidad de los grupos de investigación españoles [...]Los efectos negativos que esta desinversión tendrá sobre la capacidad del país para desarrollar una economía competitiva en el contexto internacional a medio plazo son también obvios.

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL CÁNCER