Canarias
A FONDO ROGER

El Cabildo

L
16/sep/13 1:18 AM
Edición impresa

L a oposición se estará pensando hoy cómo actuar esta tarde en el pleno del Cabildo de Tenerife, si hacerlo de forma institucional o si imitar el famoso discurso de Cantinflas, que yo antes oía mucho en la radio, sacado de una de sus películas. Como Cantinflas está tan de actualidad, gracias a este periódico, creo que lo mejor es acudir al gran cómico mexicano para conseguir un impecable discurso institucional, en el que no se diga absolutamente nada.

Melchior se va, con sus luces y sus sombras y, quién lo duda, con sus grandes logros, algunos sustanciados -tranvía-, otros no (NAP y las aventuras tecnológicas). Tampoco con la ganadería tuvo demasiada suerte, aunque hizo mucho por ella. ¿Un defecto?: la soberbia y la política son malas compañeras. Pero que conste que ha hecho muchas cosas bien y que la isla tiene que agradecerle su trabajo por ella.

Entra Carlos Alonso . Tiene algunas ventajas, así, a bote pronto. Funcionario muy cualificado, se rodeará de otros funcionarios muy cualificados. ¿Un consejo?: que no prescinda de gente tan valiosa como Víctor Pérez Borrego . ¿Un reto? Sacar del pozo económico al Cabildo, en lo que le puede ayudar mucho la oposición, si se involucra al PP en el proyecto común de saneamiento económico. Hay que buscar 400 millones de euros.

Antes de que cada uno vaya por su lado, como consecuencia de la larga campaña electoral que nos espera, confiamos en Carlos Alonso y en su buen juicio. Es un hombre joven, ya decimos que con una buena preparación. Si es listo se apoyará en todos. Porque el Cabildo es de todos, de los políticos que lo integran, de los funcionarios que lo sirven y de los ciudadanos que lo costeamos con nuestros impuestos. Ha sido la institución que menos problemas nos ha causado a los ciudadanos a lo largo de la historia.

Bendito Cabildo, que hoy inicia una nueva etapa, tras 16 años en la presidencia de Ricardo Melchior. Nadie sabe las razones por las que pidió el relevo, pero esto ya es lo de menos. Lo cierto es que desde esta tarde comienza un tiempo nuevo para el organismo insular. Ojalá que lo entiendan así los que asumen la responsabilidad.

A FONDO ROGER