Canarias

La falta de medios lastra la función del Comisionado de Transparencia

Cerdán advierte de que la carencia de recursos ha "disparado" los plazos para responder a los ciudadanos La "microinstitución" cuesta 20 céntimos a cada canario, alega.
Miguel Gómez, S/C de Tenerife
6/sep/17 6:20 AM
Edición impresa
El Comisionado de Transparencia, Daniel Cerdán, ayer, durante su comparecencia en la comisión de Gobernación./MARÍA PISACA

Miguel Gómez, S/C de Tenerife

Los ciudadanos que recurren al Comisionado de Transparencia de Canarias continúan siendo una minoría, pero incluso así el órgano al frente del cual se encuentra Daniel Cerdán encuentra cada vez más dificultades para atenderles con la suficiente celeridad. Cerdán compareció ayer en el Parlamento regional, donde advirtió de que los plazos para responder a estas reclamaciones y requerimientos se "han disparado", algo que atribuyó a la escasez de medios con los que cuenta esta "microinstitución", tal y como la definió.

La plantilla del Comisionado está formada, además de por el propio Daniel Cerdán, por dos funcionarios, a los que hay que sumar un auxiliar administrativo que se incorporó en 2017. Los tres primeros -junto a tres becarios- se encargaron de elaborar el informe relativo al año pasado, del que el titular del órgano dio cuenta ayer ante la Cámara regional. Esta estructura "cuesta 20 céntimos a cada canario", recalcó Cerdán, quien defendió la "austeridad" con que se conduce la institución y aventuró que "quizá con 23 céntimos" pueda resolver los problemas que tiene.

El aumento de los plazos de respuesta a las quejas ciudadanas ha ido en paralelo al incremento del número de estas -en 2016 fueron 91 y solo en la primera mitad de 2017 ascendieron a 119- y constituye "una tendencia" que Cerdán considera necesario frenar.

Cerdán destacó medidas como la puesta en marcha de la sede electrónica de Transparencia, aunque advirtió de que "esfuerzos" como ese "serán insuficientes para atender las demandas de los ciudadanos" si el órgano no cuenta con los recursos necesarios.

También apuntó a la importancia de que se produzca un "cambio de cultura" entre los ciudadanos para que las administraciones sientan su "presión".

El Comisionado hizo también autocrítica y admitió que debe tener "más presencia" en las islas periféricas, cuyas instituciones tienen "más difícil" ejercer este tipo de políticas. No obstante, aseguró que "ni una sola consulta o requerimiento" procedente de las administraciones de estos territorios ha quedado sin responder.

Para dar cauce a las preguntas que quedan sin respuesta por parte de las instituciones, Cerdán propuso que sean asumidas por los grupos del Parlamento autonómico, si bien algunos de los portavoces de estos expresaron su escepticismo ante los problemas que ellos mismos encuentran para que el Gobierno conteste a sus preguntas. Por su parte, la portavoz de CC, Socorro Beato, puntualizó que la Cámara debe controlar al Ejecutivo regional, pero no a otras administraciones, como cabildos o ayuntamientos.

Todos los grupos de la oposición coincidieron en criticar la "opacidad" del propio Gobierno canario. Los incumplimientos del Ejecutivo con la Ley de Transparencia, que él mismo impulsó, son "reiteradas" y "flagrantes", afirmaron.

La política de comunicación del Gobierno canario en afloramiento de cianobacterias en las costas de las Islas constituye, según los grupos de la oposición (PP, PSOE, NC y Podemos), una muestra de la "falta de transparencia" con la que se conduce el Ejecutivo.

El titular del Comisionado de Transparencia, Daniel Cerdán, advirtió de que no tiene competencias en lo que considera "más una crisis mediática o informativa que sanitaria", pero lanzó dos propuestas para mejorar su comunicación. La primera consiste en la creación de una "microportal de transparencia" sobre este asunto, al modo del que se puso en marcha con ocasión de la pandemia de ébola.

Cerdán puntualizó que entre ambos casos no hay más coincidencia que la "alarma social" que han despertado, pero se mostró partidario de habilitar un espacio en internet similar al empleado para el virus que centralice toda la información oficial -de administraciones, expertos y técnicos- sobre el asunto.

El Comisionado de Transparencia también sugirió constituir ponencias técnicas que eviten una simple "acumulación" de toda la información sobre las conocidas como "microalgas". Estas instancias se encargarían de evaluar los informes científicos -a veces contradictorios entre sí- y de obtener conclusiones. En este caso, el modelo al que se remite Cerdán es el que dio pie a la redacción del Estatuto de Autonomía.