Canarias

Baltar reduce las listas de espera quirúrgicas a niveles previos a 2015

Caen un 16,5% a finales 2017 y se sitúan en 28.678 personas La demora media desde junio se incrementa en dos días y medio, así como la cantidad de consultas realizadas.
V. Pavés/E.P, S/C de Tenerife
17/ene/18 6:09 AM
Edición impresa
Baltar reduce las listas de espera quirúrgicas a niveles previos a 2015

V. Pavés/E.P, S/C de Tenerife

Las listas de espera quirúrgicas han bajado por primera vez, desde 2015, de las 30.000 personas, situándose en 28.678 pacientes. De esta manera, en el año que ha transcurrido desde que el nuevo equipo de gobierno entró en la Consejería de Sanidad, con José Manuel Baltar a la cabeza, la lista ha descendido un 16,5% comparando estos datos con los de diciembre de 2016, y un 17% si lo hacemos con los de enero de 2017.

Esto significa que han salido de la lista de espera un total de 5.649 personas, ya sea como señala la Consejería de Sanidad, por poner los quirófanos a funcionar a "pleno rendimiento" o, como señalan algunos sindicatos, asociaciones y colegios profesionales, por "el cierre de agendas" u otras formas más "sibilinas" de hacer que los pacientes, "ni siquiera" lleguen a entrar en la lista.

La cantidad de personas esperando por una operación ha descendido en la mayoría de hospitales, a excepción del Hospital General de Fuerteventura y el Hospital Doctor Molina Orosa en Lanzarote, donde aumentaron levemente. Los descensos más importantes se registraron en el Hospital Universitario Insular de Gran Canaria (1.653 pacientes menos), en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín (-1.279) y en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (-1.161).

En cuanto al número de pacientes que llevan más de seis meses aguardando para someterse a una cirugía, este porcentaje también se redujo un 23,6% en 2017 (-3.021 personas). Y, aunque el tiempo de demora media mejora los datos de diciembre de 2016, pasando de 182,76 días a 176,59 actuales, aumentó dos días y medio respecto a los últimos datos proporcionados, los de junio de 2017 cuando la demora media fue de 174,02 días.

En una rueda de prensa, la Consejería de Sanidad también apuntó que las listas de espera de consultas se han reducido un 16% teniendo en cuenta los datos de hace un año. Sin embargo, y con respecto a junio de 2017, se registraron 682 consultas más. Por otra parte, en relación a las pruebas diagnósticas, se indicó que los hospitales del SCS registraron durante el 2017 un aumento de actividad en un 6%, lo que supone que se han realizado más de 43.000 pruebas que en el mismo periodo de 2016.

Para el director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez, estos datos reflejan un "cambio de tendencia" tanto en el área de pacientes como en el de las listas de espera de más de seis meses, si bien admitió que todo ello motivado en los planes desarrollados para sacar la máxima "eficiencia" de cada instalación.

las claves

Con respecto a junio de 2017, los datos son menos alentadores. A pesar de que hay muchos menos pacientes en lista de espera quirúrgica, aumentan el número de consultas y la demora media.

Las razones del descenso son diferentes según quien las explique. Por un lado, se encuentra la Consejería de Sanidad, que argumenta que los distintos programas de optimización de recursos, como abrir los quirófanos de tarde, son la principal razón. Sindicatos, asociaciones de pacientes y la oposición son más escépticos y aseguran que han existido diversas maneras de "maquillar" las listas de espera.

El PSOE preguntará al consejero cuánto hay de real, dónde están las trampas esta vez y en qué medida ese descenso tiene que ver con desvíos a la concertada".

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, relacionó el incremento en las urgencias de los centros hospitalarios del Archipiélago, con la fase epidémica de la gripe, ya que apuntó que los últimos datos recogen que en Canarias hay 181 casos por cada 100.000 habitantes, lo que aseguró implica que se encuentra en "fase epidémica".

En este sentido, Baltar matizó que no se trata de que los hospitales estén "colapsados" porque esto implicaría, explicó, una "paralización" de su sistema, sin embargo expuso que lo que se está produciendo son "picos epidémicos".

De todos modos, indicó que los pacientes son "excepcionalmente" atendidos, al tiempo que admitió que en las condiciones en las que se les atiende "no" son las que les gustaría. En este sentido, aseguró que su Consejería se encuentra en un proceso de inversión "importante" con obras en hospitales y nuevas construcciones.

Aún así, dijo, se ponen en marcha los planes de contingencia en los hospitales pero, matizó, que también se debería de tener en cuenta el crecimiento "muy significativo" de la edad media que acude a urgencias.