Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PSOE acusa a Clavijo de subordinar la sanidad pública a "intereses empresariales" leer

Más de 2.000 personas han sido contratadas tras realizar un PFAE

El SCE ha invertido en todas las Islas 27,4 millones de euros para 104 proyectos de formación en alternancia con el empleo.
El Día, S/C de Tenerife
18/sep/18 6:21 AM
Edición impresa

La consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, puso en valor la efectividad de los programas de formación en alternancia con el empleo (PFAE) que el Servicio Canario de Empleo (SCE) financia en colaboración con diferentes entidades en todas las Islas, durante la visita ayer a los tres proyectos que en la actualidad se desarrollan en el municipio grancanario de Ingenio.

"El valor es doble -aseguró- porque además de formarse, obtener un certificado profesional que acredite su experiencia y un contrato durante 11 meses, están prestando su servicio para atender recursos sociales del municipio".

La consejera recordó que en esta edición que se está desarrollando, el SCE ha invertido en todas las Islas 27,4 millones de euros que están permitiendo cualificar y contratar a un total de 1.550 personas en desempleo y sin cualificación, además de otras 416 que han sido contratadas como personal docente y administrativo durante 11 meses y medio. En concreto, se financian 104 proyectos, de los que 43 van dirigidos a menores de 30 años, inscritos prioritariamente en el sistema de Garantía Juvenil.

En los tres PFAE que visitó la consejera junto al alcalde de la Villa, Juan Díaz Sánchez, el responsable municipal del área de Empleo, José López Fabelo, y la gerente de la Fundación, Claudia Perdomo, se están formando un total de 45 personas en desempleo, de los que 15 son jóvenes menores de 30 años.

El programa mixto de Formación en Alternancia con el Empleo es un sistema dual de formación teórica-práctica y empleo. Los proyectos alternan por tanto el aprendizaje y la cualificación profesional con un trabajo que, además de proporcionar ingresos y cotización a la Seguridad Social durante el año que dura el proyecto, permite a los participantes adquirir y acreditar una experiencia laboral. Con esta fórmula, el alumnado compagina el estar formándose con un trabajo real, firma un contrato de aprendizaje y como remuneración percibe el 75% del salario mínimo interprofesional.