Criterios
TROMPULGA Y CHICHAPIÉ JOSÉ A. INFANTE BURGOS

Fenicios

26/jul/09 4:00 AM
Edición impresa

VARIOS objetos metálicos, claramente fenicios, datados en el siglo X antes de Cristo -un milenio- por el llamado método del carbono 14, con una construcción estructurada al aire libre en la posibilidad de que se trate de un almacén, han sido hallados en un yacimiento de Teguise (Lanzarote) y demuestran una vez más que las teorías más aceptadas sobre el poblamiento de las Islas Canarias son contundentemente ciertas. Una modesta cronología, teoría y dirección de comprensión:

Unos dos mil años a. C., una estela del faraón egipcio Necao describe, con detalles imposibles de conocer en el caso de no ser ciertos, que una flota del citado faraón circunvaló el continente africano.

Tanto si tocaron tierra en Canarias como si no es intrascendente en este acercamiento, porque lo resaltable y realmente importante para el caso es que las tecnologías necesarias para la navegación en alta mar ya estaban en poder de los pueblos más avanzados en temas náuticos.

Fenicia es el nombre de una antigua región de Oriente Próximo, cuna de la civilización fenicia y cananea, que se extendía a lo largo de la costa oriental del Mediterráneo, en el litoral del actual Líbano, desde los alrededores de Ras Naqura hasta la desembocadura del río Orontes, al norte, entre Siria, Israel y el Mar Mediterráneo.

El pueblo original, los fenicios, se autodenominaban "kna'ani" o "ben kna'an" y coincide con el pueblo cananeo de la Biblia, pero el nombre de fenicio se aplica más bien a los descendientes de los cananeos que habitaban en la franja costera desde Dor (actual Israel) hasta "Arados", o "Arwad" (actual Siria), entre 1200 a. C. y la conquista musulmana.

La denominación del nombre "Fenicia" o del gentilicio de sus habitantes "fenicios", se remonta a la expresión griega "finiki", que quiere decir "rojizo". De esta forma los antiguos griegos se referían a los pobladores de la antigua Fenicia, siendo difícil saber si esto se debía al color rojizo de su piel o a los tintes utilizados para teñir telas también de tonos rojos.

La cultura fenicia es una civilización antigua que no dejó firmes huellas físicas de su existencia. Su lugar geográfico en la historia es la actual República Libanesa, y el crecimiento desproporcionado de las ciudades, así como los frecuentes enfrentamientos bélicos del pasado y presente, generaron un gran retraso para el hallazgo de nuevas y avanzadas muestras de un pasado glorioso. Sin embargo, a diferencia de otras, dejó un importante legado cultural a las civilizaciones posteriores, entre ellas crear un importante vínculo entre las civilizaciones, los principios comerciales y el alfabeto, que fueron los legados más importantes que dejaron los fenicios.

Establecieron el vínculo tecnológico del transporte marino desde dos milenios antes de Cristo, en una especie de Fred Olsen o Naviera Armas, entre los habitantes abrasados por el sol y presionados por la escasez de agua relativa a la desertización progresiva del oeste de África y unas islas deshabitadas o a lo mejor con escasas poblaciones anteriores.

El tipo físico de los fenicios y su cultura no coinciden en nada con los guanches, que sí encajan totalmente en las raíces blancas y preárabes de la historia y ciencia conocidas de la zona.

¿Cómo fue? A tirones, en pequeñas oleadas mantenidas probablemente en los siglos y previo pago de los servicios, sus expediciones lejanas eran de al menos tres embarcaciones y sus objetivos siempre eran comerciales. Por dinero de aquel tiempo, establecían colonias, como Cartago, Malaca o Gades, que después se independizaban y en las que ellos buscaban hacerse con materiales o elementos de comercio a medio plazo que pudieran ser cotizados en su país. Funcionaban por riqueza. Los primeros informes militares romanos en siglos cercanos a Cristo describen un pueblo, "Canariis", en las coordenadas del trópico de Cáncer.

Es muy probable que existieran unas factorías en África cercana y que los antepasados de los guanches -pueblos líbico-bereberes antiquísimos- pactaran, a cambio de sus pertenencias más valoradas, el traslado de familias enteras, semillas y ganado a las islas. Hasta el nombre puede no ser una casualidad; los fenicios se autodenominaban Kna'ani y al igual que La Española (República Dominicana-Haití) es una isla caribeña o Nueva Inglaterra el nombre de la costa Norteamericana, podría tratarse de una prueba del apadrinamiento comercial y transportador de este pueblo levantino.

Pero su rastro genético y cultural en la dispersión guanche no fue excesivo.

infburg@yahoo.es

TROMPULGA Y CHICHAPIÉ JOSÉ A. INFANTE BURGOS