Criterios
EL DEBATE DE LA SEMANA

La reducción de velocidad no es suficiente; hacen falta más medidas

El cambio del límite máximo de velocidad a 110 km/h para ahorrar combustible ha suscitado muchas polémicas, pero para los invitados al debate de esta semana esta medida ya estaba contemplada en la estrategia europea de ahorro energético, y a ella se deben sumar más.
Texto:
13/mar/11 1:27 AM
Edición impresa

La nueva normativa aprobada el pasado 25 de febrero por Gobier- no de España por la queda reducido el límite máximo de velocidad de 120 a 110 kilómetros por hora, que entró en vigor el pasado lunes hasta el próximo 30 de junio, para reducir el consumo de combustible centró el debate de esta semana de EL DÍA, que contó con la presencia de Ofelia Manjón-Cabeza, directora insular de Carreteras del Cabildo de Tenerife; José Miguel González, director del Gabinete Técnico de Asuntos Económicos de CCOO; Raúl Alonso, secretario general de la Unión de Consumidores de Tenerife, y Juan Farizo Martínez de la Peña, presidente del Real Automóvil Club de España en Tenerife.

Esta medida, según puso de manifiesto Ofelia Manjón-Cabeza, sorprendió a todas las administraciones autonómicas e insulares, pues, sin previo aviso, contaron con solo una semana de plazo para sustituir todas las señales, que en Tenerife supuso una inversión de 30.000 euros. Pese a la premura con entró en vigor la nueva normativa, la directora insular de Carreteras reconoció su sorpresa ante la relevancia mediática que ha tenido esta decisión, pues, a su juicio, se trata de "una medida que puede aportar algo al ahorro, pero se debe profundizar más en el problema de dependencia del petróleo e impulsar medidas de energías renovables e impulsar el transporte público".

José Miguel González destacó que esta nueva normativa "ya se planteó en la estrategia europea de 2008, cuando se establecieron 31 medidas de ahorro energético, entre ellas las bombillas de bajo consumo y las clases energéticas de los electrodomésticos". González recordó que en las conclusiones del PECAN, en 2006, aparecían los riesgos latentes de la vulnerabilidad energética de sistemas como son las islas y sus altas dependencias del petróleo, y se estableció una reserva basada en posibles conflictos armados en el norte de África.

"Aquí no se trata de una disminución de 10 kilómetros por hora, sino del consumo de energía. Hay que mirarlo más como un paquete completo, y no quedarnos en lo que es una anécdota", señaló José Miguel González.

De la misma opinión fue Raúl Alonso, quien resaltó que este cambio ya entraba en las previsiones europeas y que debe estar basado en cálculos. "Parece razonable que cualquier gobierno tome medidas de ahorro energético, no sólo por la coyuntura política, sino que debe hacerse", explicó. En este sentido, Alonso lamentó la falta de un debate social sobre políticas de ahorro energético, que "no esté limitado al Parlamento, sino a expertos, administraciones y público en general".

Raúl Alonso hizo hincapié en que "cualquier medida de ahorro, aunque sea pequeña, es positiva para el conjunto de los ciudadanos, y no supone para nadie ninguna limitación especialmente grave reducir la velocidad en 10 kilómetros por hora. Hay que hacer políticas de ahorro no sólo coyunturalmente". Raúl Alonso destacó los aspectos positivos de esta normativa, sobre todo para Canarias "por nuestra dependencia de los combustibles", y abogó por la aprobación de más medidas de ahorro y cambios estructurales, una tarea en la que juegan un papel fundamental factores como las grandes compañías eléctricas, y el conocimiento del "cómo se hace la distribución y el coste, entre otros, de la energía".

Por su parte, Juan Farizo Martínez de la Peña, señaló, en representación de RACE Tenerife, que esta medida es precipitada, pues a causado un malestar general en los conductores. Farizo destacó que espera que realmente se trate de una medida temporal.

El presidente del Real Automóvil Club de España en Tenerife comentó algunas medidas que permiten ahorrar hasta un 15 por ciento de combustible, como circular con marchas largas. "En Francia no se ha modificado la velocidad máxima, que es de 130 km/h, como medida de ahorro", apuntó como dato.

Respecto a la futura normativa referida a los neumáticos que se está estudiando llevar a acabo, Juan Farizo la calificó como positiva, pues "cualquier medida que mejore la seguridad vial es buena, pero se debe comprobar primera que el neumático sea seguro y ecológico".

El presidente de RACE Tenerife también recordó que la Comisión Europea está trabajando en unas etiquetas de eficiencia energética que valoran el ahorro de combustible, la seguridad y la frenada en mojado, pero esta normativa no estará vigente hasta 2012".

En Canarias no afecta

El Gobierno central informó de que esta medida de reducir en 10 kilómetros por hora la velocidad máxima provocará un ahorro un 15 por ciento en la gasolina y de 10 en el gasoil a nivel estatal. Pero en Canarias, destacó Ofelia Manjón-Cabeza, la repercusión es muy pequeña, pues "en Tenerife solo tenemos 150 kilómetros de autopista, en Gran Canaria menos aún, y en el resto de las islas no hay autopista. Por lo que el ahorro será mínimo en las islas".

La representante del Cabildo destacó que la medida debe ir más allá. "Se ha anunciado una rebaja de un cinco por ciento en el billete del ferrocarril, una iniciativa que queremos trasladar al transporte público de las islas y así fomentar su utilización".

Ofelia Manjón-Cabeza también destacó la política del Cabildo tinerfeño para impulsar el uso del transporte público, pues "las dos autopistas de la Isla soportan 100.000 vehículos diarios, un nivel de congestión equiparable a Madrid. No se puede continuar con 25.000 coches sufriendo retenciones cada día". Por ello, la corporación insular "estudia crear nuevos carriles bus-vao, aquellos destinados para solo sea utilizado para la circulación de guaguas y de vehículos privados que vaya ocupado por dos o tres personas. Debemos tener todos los transportes combinados y con intercambiadores donde puedan dejar sus coches y hacer uso del tranvía, la guagua o el tren".

Manjón-Cabeza también destacó que "las políticas de ahorro energético que existen no llegan a todos los ciudadanos por igual, como los carriles bus, el tranvía, los trenes del Norte y del Sur, a las energías renovables y los proyectos del ITER". Además, abogó, al igual que el resto de los invitados por fomentar desde las autoescuelas fórmulas para ahorrar combustible.

José Miguel González destacó que a fecha de 2006 se estimaba el consumo diario de 100.000 barriles de petróleo en Canarias, y recordó que muchas de las medidas que el Estado acordó para el ahorro energético no se han llevado a cabo. González señaló que el consumo energético respecto al petróleo alcanza el 99 por ciento. El director del Gabinete Técnico de Asuntos Económicos de CCOO también señaló que sale menos rentable una ocupación masiva en transporte público que en privado; el coste del desplazamiento en vehículos privados es menor que en públicos, algo que desde el punto de vista de las economías de escala tendría que ser diferente". Pese a ello, resaltó que no se puede continuar con el uso del transporte privado como hasta ahora, "pues el 90 por ciento de los coches solo llevan un único ocupante".

Por este motivo, los invitados abogaron por el uso, por parte de las empresas privadas con cientos de empleados, de transportes colectivos para acudir a su puesto de trabajo, una iniciativa que, según informó Ofelia Manjón-Cabeza, ya realiza el Cabildo.

Por su parte, Raúl Alonso señaló que la medida viene a raíz de cálculos y criterios de oportunidad, "pues si se dijera a 100 km/h habría una protesta mayor, pero se ha demostrado 96,5 kilómetros por hora es la velocidad ideal de ahorro de combustible, a partir de ahí crece el consumo".

Juan Farizo destacó la necesidad de renovar la flota de coches antiguos que circulan en la actualidad, pues "un vehículo de más de una década de antigüedad consume y contamina lo mismo que treinta actuales".

Por ello, Farizo abogó por incentivar la compra de vehículos nuevos, y recordó que son muchas las personas que viven de los coches, desde los chapistas hasta técnicos y electricistas.

Los invitados abogaron por realizar más medidas de reducir el consumo energético, y coincidieron en que la reducción del límite de velocidad solo es una "anécdota" más en la imperante necesidad de la sociedad de ahorrar.

Texto: CRISTINA ÁLVAREZ Y GEMA JIMÉNEZ Fotos: MANUEL EXPÓSITO

EL DEBATE DE LA SEMANA