Criterios
AGUAYO

Tres mujeres

11/jun/18 6:32 AM
Edición impresa

La mujer ha luchado mucho y sigue haciéndolo para conseguir que no menoscaben sus derechos. La igualdad es la máxima de hoy en día, y por lo pronto en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez hay más ministras que ministros. Por cierto, no se si es correcto el término o es otro caso de patada al diccionario de la RAE como lo de "miembras". Curioso lo del lenguaje, en muchas series americanas doblan utilizando siempre el genérico, capitán sobre "capitana", o llamar señor a una inspectora.

En cualquier caso, lo importante es desear suerte a los nuevos miembros del Gobierno sean hombres o mujeres. El nuevo inquilino de la Moncloa ha dado un golpe de efecto intentando ganarse el voto femenino de cara al futuro, pero ya se ha buscado contrarios en las filas católicas, declarando ser ateo igual que su compañero de filas Rodríguez Zapatero, al que le dio urticaria cuando tuvo que abrazar al Apóstol Santiago. Actitud bastante incongruente muchas veces en un sector de la izquierda, que bautizan a sus hijos y celebran su primera comunión. Disquisiciones aparte, merecen un respeto y los cien días de indulgencia.

Este preámbulo me sirve para entrar de lleno en el tema de hoy: tres artistas universalmente conocidas. Madrileñas dos y castellana una, grandes intérpretes, mujeres excepcionales, con voces hermosas, sencillas, únicas, y con mucha similitud entre ellas, pero sobre todo ejemplo del modo de decir y frasear la copla. La letra de una canción en muchos casos es toda la historia de una vida, y para proyectarla y que sea entendida es necesario saber explicarla, entender que la letra debe acompañar a la música. Dicho así parece sencillo, pero no es fácil, pues no por tener una gran voz se canta mejor. A lo largo de la vida he conocido muchos cantantes líricos con voces enormes que se han quedado en el camino, mientras otras más sencillas y dignas han conseguido llegar.

Hablemos entonces de estos tres ejemplos de señoras de la escena. Por orden de desaparición la primera es Sara Montiel. Sarita, como a ella le gustaba que la llamaran, cantaba con gusto, melosamente. Su voz puede que no fuera la mejor, pero era muy expresiva y sabía aprovechar sus recursos. Compaginaba la interpretación haciendo destacar unos ojos exuberantes y atractivos, un buen peinado o resaltando unos labios carnosos y atrayentes. Toda esa apariencia ayudó a que pusieran atención en la forma en que regeneró el cuplé y lo llevó por todo el mundo gracias al éxito de sus películas: "El último cuplé" y "La violetera". Cómpreme usted señorito, no vale más que un real, cómpreme este ramito "pa" lucirlo en el ojal?

La segunda es la gran Nati Mistral. Una de las grandes voces de la canción de todos los tiempos, que destacó con su madrileñismo arrastrado, una belleza natural y el exquisito movimiento del mantón de Manila al compás del "schottisch". Sigo escuchando en un antiguo "walkman" sus canciones, sabía expresarlas como nadie. Una mujer de armas tomar hasta la tumba. Católica convencida que siempre hablaba de su verdad, sus vivencias, nunca se bajó del burro y no se achantó cuando la tildaron de facha. ¿Todos los grandes artistas que trabajaron entre 1939 y 1975 estaban protegidos por el régimen? Ella se ganó la vida con su trabajo y su arte. Era una gran actriz y una mujer extraordinaria. "Monísima, monísima, monísima, me dicen todos cuando paso por ahí?".

La última es María Dolores Pradera, a la que acabamos de perder. La gran dama de la canción tuvo una larga trayectoria como artista. Elegante, guapa, de aspecto clásico con su pelo recogido, la tez blanca y unos ojos bellos, claros y serenos. No necesitó grandes abalorios o joyas para destacar. Expresaba con las manos y movía el mantón con mucho arte. Fraseaba cada nota de las canciones acompañada por sus fieles gemelos, dos virtuosos de la guitarra. Llevó su arte por el mundo dejando una amplia discografía, que como las anteriores, perdurará en el tiempo. "Fina estampa caballero, caballero de fina estampa?".

Tres artistas únicas que han pasado a la historia llevando su voz y el castellano al resto del planeta. Estarán juntas arriba cantando y disfrutando de lo más bello que existe, la música.

aguayotenerife@gamil.com

AGUAYO