Cultura y Espectáculos

Un apasionado por la danza, atrevido y muy dinámico

El joven valenciano Eros Recio, primer bailarín profesional con síndrome de Down, actúa hoy, a partir de las 20:30 horas, en el Pabellón Municipal de Deportes de Breña Alta.
Raúl Gorroño
26/oct/18 6:31 AM
Edición impresa
Un apasionado por la danza, atrevido y muy dinámico

Raúl Gorroño

P repara a conciencia las coreografías que luego interpreta en el escenario porque antes le gusta documentarse todo lo que puede sobre los temas que va a incluir en sus espectáculos, muchas veces centrados en personajes y hechos históricos. El joven valenciano Eros Recio (1993), primer bailarín profesional con síndrome de Down, actuará hoy por primera vez en Canarias, en concreto en el Pabellón Municipal de Deportes de Breña Alta, a partir de las 20:30 horas, invitado por el ayuntamiento de la localidad palmera y con entrada libre.

Este amante de la danza, atrevido y muy dinámico, que defiende y reivindica la inclusión social y cultural de los discapacitados, además de promover el baile inclusivo para todas las personas con diversidad funcional, presentará "Los doce presagios de Quetzalcóatl", el mismo que interpretó en su visita a Guadalajara (México), pero con una sorpresa dedicada a Canarias.

Este solista, que se ha codeado con figuras mundiales como el mismo Mikhail Baryshnikov, a quien conoció en Nueva York, al igual que al italiano Roberto Bolle, director del American Ballet Theatre, a Antonio Najarro, director del Ballet Nacional, o al flamenco Eduardo Guerrero, quien le invitó a actuar en el Corral de la Morería de Madrid, se mostró entusiasmado con su primera visita a las islas, a donde espera volver cuando le llamen. Ha actuado en casi toda España, sobre todo en su provincia natal, Valencia, además de en México, Nueva York, Lituania o Alemania. Ahora están en conversaciones para poder asistir al Festival de Ballet de La Habana.

Carlos Recio, su padre, explicó que "Los doce presagios de Quetzalcóatl", que tiene una duración de unos noventa minutos, es una leyenda prehispánica incluso poco conocida en México. "La hemos reinterpretado para montar una función en la que se toma como base la música mexicana, desde los corridos hasta la música barroca del siglo XVI. Es una historia de la música mexicana y luego hay una sorpresa canaria al final".

Eros Recio, que se formó como intérprete en el Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, comenzará su intervención, que incluye veinticinco piezas de bailes distintas, con un número de ballet clásico para demostrar que domina este género, la base de todo. Luego evolucionará hacia la danza contemporánea, además de sus escarceos de baile de salón y, por qué no, en folclore, entre otras tendencias que practica y con las que demostrará su dominio de este arte que tanto le apasiona y le aporta como persona.

A este joven artista le atrajo desde pequeño la capoeira, un arte marcial afro-brasileño que combina la danza, la música y las acrobacias, así como la expresión corporal. "Me di cuenta que era un deporte que le favorecía mucho la psicomotricidad y lo apunté. Ahí empezó todo", explicó su padre y mentor, quien añadió que "luego quiso hacer baile de salón. Tras unos cursos abiertos en la universidad, una profesora nos dijo que debería presentarse a las pruebas en el conservatorio, se presentó y las aprobó".

A partir de entonces le inundó una gran pasión por la danza y empezó a actuar en diferentes representaciones con otros bailarines profesionales, incluso grabó un vídeo con Los Vivancos, entre otros proyectos que han demostrado su autosuficiencia.

"Ha estado integrado siempre en grupos normales, no en centros de baile para discapacitados y eso le ha ayudado a hacer una introspección sobre sí mismo. Me gusta como te habla. Cuando arranca a vocalizar tiene alguna dificultad, pero sabe perfectamente lo que quiere y con los espectáculos también. Se siente seguro de lo que hace, que es lo principal para cualquier cosa que vaya a hacer en la vida", aseguró su progenitor.

Eros Recio, que ama la cultura en general, la música o el arte, es un verdadero ejemplo de integración a través de un lenguaje creativo que domina a su modo, con su personalidad, con disciplina, además de una base académica y profesional. Para él es algo más que un entretenimiento, es una forma de vivir feliz que comparte con los demás.