Deportes

Florentino Pérez se queda sin el entrenador de las tres Champions

Zidane anunció ayer que se va porque "el Madrid necesita un cambio para seguir ganando" Pochettino, primer candidato a ocupar su lugar.
Efe, Madrid
1/jun/18 6:36 AM
Edición impresa

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, dio por finalizada ayer su etapa en el banquillo de la primera plantilla blanca tras dos años y medio de éxitos y se marcha tras conquistar la tercera Liga de Campeones consecutiva, al sentir que "el equipo necesita un cambio para seguir ganando".

La habitual sonrisa de Zidane desapareció de la sala de prensa de Valdebebas cuando, acompañado por el presidente, un Florentino Pérez con rostro triste, comunicó su decisión irrevocable de abandonar el club tras dos años y medio en el banquillo, desde que el 4 de enero de 2016 ocupó el puesto que dejó Rafael Benítez.

Desde entonces ha ganado tres Ligas de Campeones consecutivas (15/16, 16/17 y 17/18), una Liga (16/17), dos Supercopas de Europa (2016 y 2017), dos Mundiales de Clubes (2016 y 2017) y una Supercopa de España (2017). "Tomé la decisión de no seguir y hablé con el presidente. Es el momento. Había que hacerlo por el bien de todos. Este equipo debe seguir ganando y necesita un cambio después de tres años. Otro discurso, otra metodología de trabajo, y por eso tomé esta decisión", expuso.

Zidane se despidió de todos mezclando tristeza y responsabilidad por la decisión que ha tomado. Imaginando un posible regreso con el paso del tiempo. "Puede ser un hasta luego porque el Real Madrid me lo ha dado todo y voy a estar cerca del club toda la vida. Quiero mucho al club y al presidente. Le estaré eternamente agradecido toda mi vida, pero hoy hay que cambiar", dijo.

No quiso desvelar el momento en el que decidió abandonar el Real Madrid, pero dejó entrever que fue el pasado 24 de enero cuando el Leganés remontó en el Santiago Bernabéu y eliminó de la Copa del Rey al equipo de Zidane. "Es un desgaste natural, cuando dije que seguía a lo mejor no lo pensaba. En mi cabeza había otra cosa. Decía que en este club puede pasar de todo porque se puede acabar de un día a otro. "El peor momento en el banquillo ha sido este año, al perder contra el Leganés la vuelta de Copa. Ahí me quedé muy tocado", admitió.

De sus éxitos, se queda con la conquista de la Liga, "fue lo máximo", por encima de las tres Champions consecutivas. A los jugadores se lo dijo con un mensaje de móvil y de momento solo ha hablado con el capitán Sergio Ramos. "Hablé con él como capitán. Jugué con él, hemos vivido muchas cosas y respeta la decisión. Me deseó suerte y le dije lo que representa para el Real Madrid. Es un líder. Ha sido un placer compartir otros tres años con él", agregó sobre el central blanco.