Deportes
FERNANDO CONIGLIO FUTBOLISTA DEL CD TENERIFE

"Quiero demostrar que estoy a la altura y seguir en el Tenerife"

J. Ruiz, Santa Cruz de Tenerife
24/ene/19 6:38 AM
Edición impresa
 

J. Ruiz, Santa Cruz de Tenerife

Fernando Coniglio (Laborde, Argentina, 24/11/1991) llevaba "varios años" intentando extender su carrera al ámbito del fútbol europeo. En el todavía vigente mercado de invierno pudo dar ese paso gracias a la cesión hasta el 30 de junio del CA Huracán al Tenerife, club que podrá quedarse con el delantero una campaña más, también a préstamo. Con apenas una semana y media en la Isla, el jugador ya tiene clara su aspiración de continuar en la plantilla blanquiazul después del verano.

¿Cómo han sido sus primeros días como futbolista del Tenerife?

Las sensaciones son buenas. Lo estoy pasando bien en la Isla y en los entrenamientos. Vengo de un período de vacaciones, porque el calendario de Argentina es distinto, y sabía que iba a tener que adaptarme, pero me voy poniendo mejor cada día. La idea es ayudar para que el equipo siga ganando.

¿Le resultó fácil acoplarse a la plantilla en tan poco tiempo?

Con eso que todavía me estoy acomodando, que no tengo piso y que no tengo auto, me relacioné mucho más rápido con los chicos. Todos me están dando una mano.

Esta es su primera experiencia profesional fuera de Argentina.

No había estado en Europa. En Argentina perseguimos el sueño de tener una oportunidad como esta. Hace varios años que la estoy buscando, y cuando se presentó la posibilidad, decidí venir con muchas expectativas y la ilusión de que me vaya bien y estar un par de años acá. En cuanto a los cambios, los entrenamientos son diferentes. Tengo que adaptarme, pero no es nada del otro mundo.

¿Cuál es la mayor diferencia?

Es un poco de todo. También es algo que tiene que ver con cada cuerpo técnico. En Argentina se están copiando mucho los entrenamientos que se hacen acá. Los técnicos de la nueva era, los jóvenes, lo están haciendo. Me tocó trabajar con algunos, como Coyette y Coudet, que están haciendo las cosas de manera similar a las de acá, así que vine con esa costumbre.

Reconoce que le gustaría seguir en el Tenerife "un par de años". ¿Habría preferido otro tipo de operación y no un préstamo?

La gente que me maneja hizo bien en acordarlo así. El primer objetivo que me planteo en estos seis meses es el de tratar de demostrar que estoy a la altura para que cuenten conmigo en el próximo torneo y seguir un año más acá.

Ya lo tiene claro.

Me gustaría tener continuidad en el Tenerife y que se extienda un año más mi estancia, que es la opción que tiene el club.

¿Pensaba dar el salto al fútbol europeo en este mercado?

Obviamente, uno piensa que va a venir en su mejor momento. Hace un año y medio tuve una temporada muy buena. En seis meses hice once goles en Primera. Pensé que ahí iba a dar el salto. Justo en ese momento, un equipo grande de Argentina (Huracán) se fijó en mí y me compró, y ahí empecé a alternar jugar y no jugar. Realmente no me imaginaba que se podía llegar a dar ahora. Y cuando surgió la posibilidad, la aproveché.

¿Qué pensó cuando le dijeron que el Tenerife era el club que quería hacerse con sus servicios?

En Argentina es un equipo conocido por lo mismo que me dicen acá, porque los argentinos dieron una buena imagen y dejaron huella. Allá lo conocemos por eso, por esa época del Tenerife con los argentinos, que fue la más linda del club. Fue una sensación linda. Lo hablé con mi familia y vi que tenían ese mismo conocimiento.

Aún hay ecos de aquel Tenerife.

Me refiero a la época en la que, por ejemplo, jugó acá Pizzi, al que tuve como técnico (Rosario Central). Son jugadores muy recordados por lo que hicieron acá. Por eso el club también es tan conocido, aun estando en Segunda División.

Cuando mencionó antes esos once goles, ¿se refirió a su etapa en Olimpo de Bahía Blanca?

Sí. Olimpo estaba en una situación parecida a la nuestra (Tenerife). Allá se juega con los promedios y la situación era realmente comprometida. Me tocó jugar la segunda parte del torneo y pude hacer esa cantidad de goles. Nos terminamos salvando en la última fecha. Espero que acá no sea así y nos salvemos bastante antes y podamos aspirar a otras cosas.

¿Qué objetivos colectivos le plantearon al llegar al Tenerife?

En realidad no me ha pasado eso de tener una charla con el cuerpo técnico y el equipo para ver hacia dónde vamos, sino que todos somos conscientes de que tenemos que salir de abajo, y espero que sea rápido para poder pensar en otra cosa. El domingo (triunfo ante el Nástic) se dejó una imagen que, seguramente, ilusionó mucho a la gente. No me tocó jugar prácticamente nada y desde fuera veía que el público estaba entusiasmado. Es una lástima que ya estemos en la mitad del torneo, pero creo que aún estamos a tiempo de poder enderezar el rumbo y corregir lo que se hizo.

¿Cuál cree que será su papel?

Estuve en muchos planteles y soy consciente de que te tienes que ganar los minutos en la competición durante la semana; y cuando llega el partido, hay que rendir para poder seguir teniéndolos. De a poco voy a tener mis posibilidades.

¿Qué le parece la competencia que tiene en su puesto?

Tengo otro estilo de juego. Cuando el técnico vaya a necesitar ese tipo de jugador, voy a tratar de desplegar lo que sé para poder solucionar ese problema.

¿Cuál es ese estilo?

Tengo un rol dentro de la cancha que creo que le llamó la atención al director deportivo y a la gente que me fue siguiendo. Vieron que podía aportar desde ese punto. Soy un jugador que fija bastante a los centrales. Además, soy de disputar mucho las segundas pelotas y el juego aéreo. Creo que le puedo venir bien al equipo.

Siendo uno de los fichajes de enero, ¿nota que han reactivado el interés por el equipo?

Sí. Eso es bueno. Seguramente, la gente venía golpeada porque en el inicio del torneo, siendo el Tenerife, el equipo tenía la expectativa de estar arriba y pelearlo, y encontrarse en la mitad del torneo en esa posición desilusiona un poco. Igualmente hay que destacar la cantidad de gente que hubo en la cancha apoyando. El hecho de que vengamos jugadores nuevos siempre genera algo así. Esperamos estar a la altura, como pasó el domingo con los chicos que debutaron.

¿Esperaba debutar, aunque fuera en los últimos minutos?

El técnico fue claro conmigo. Me dijo que me iba a ver durante la semana. Venía de entrenar solo porque no estaba en ningún equipo. Sabía que iba a venir al Tenerife y solo estaba esperando que se terminara el tema de los papeles. Realmente me sentí bien la semana pasada. Sabía que me iba a costar un poco, pero me encontré bien. Y como el partido se dio de la manera que se dio, sabía que no iba a tener muchos minutos porque no necesitábamos atacar. Pero estoy agradecido al técnico, porque me dio la oportunidad de debutar y de arrancar ganando, que eso también es muy positivo.

Pasan de enfrentarse al colista a recibir al segundo clasificado.

Somos conscientes de que el partido que viene seguramente se va a complicar bastante más, pero si nos proponemos hacer lo mismo que el domingo anterior y tomamos el protagonismo, creo que se nos podrá presentar a favor.

¿Le ha sorprendido el nivel de juego del Tenerife?

Me sorprendió bastante en cuanto a la parte técnica. La diferencia está ahí. La imagen que tengo es la del domingo (partido ante el Nástic). Sentado en el banco no me podía creer que el Tenerife esté en el puesto que está en la clasificación, jugando de esa manera.

¿Le ha llamado la atención el rendimiento de algún compañero?

Del equipo, en general, en cuanto a su técnica. Por lo que vimos el domingo, creo que quedó clarito: tanto Borja como Uros ofrecieron un muy buen nivel, y creo que Milla también estuvo a esa altura. Se fueron contagiando todos desde la confianza y se vio algo lindo de verdad y que es normal que ilusione a la gente.

¿Le gustó el ambiente que se generó en el Heliodoro Rodríguez López en el partido con el Nástic?

Me encantó. Cuando llegué a la Isla me llevaron al ver el estadio y me sorprendió mucho. Lo había visto en fotos, pero no me lo imaginaba así de grande y de lindo. El domingo me gustó el ambiente, la gente apoyando desde el primer minuto y cantando... Me hizo recordar bastante a Argentina.

¿Cómo fueron sus inicios? ¿Es un delantero de vocación?

Desde chico jugué ahí. Pasé un año en las categorías inferiores de Rosario Central. No estuve antes en ningún club, aunque jugaba al fútbol en mi pueblo. No debuté en la mejor época, porque Central descendió. Pero me tocó vivir una linda experiencia, porque Central es un equipo grande que estaba en la "B" (Segunda División) y necesitaba ascender sí o sí. Estuvimos tres años insistiendo para subir y fui partícipe del éxito. Fue uno de los momentos más lindos de mi carrera.

Una carrera muy variada a partir de ese arranque en Central.

Cada etapa me sirvió de experiencia. Tuve la particularidad de que pasé por varios clubes. Creo que el Tenerife es el octavo o el noveno. Tuve años muy buenos, en los que se presentó la posibilidad de que un club más grande me contratara, y años regulares, en los que se dio la necesidad de cambiar de aires. Es algo que le pasa bastante a los delanteros. Hablando de lo deportivo, en Chacarita me fue muy bien. Peleamos por el ascenso hasta la penúltima fecha realmente jugando bien. Me tocó convertir bastantes goles. Después llegó la época en Olimpo de Bahía Blanca y Huracán. Hasta donde me tocó jugar, fue una parte linda.

También vistió la albiceleste.

Fue un sueño. Eso sí que no me lo esperaba. Estaba en Central. Ya habíamos descendido y me tocó jugar un par de partidos siendo bastante chico. Tenía 19 años recién cumplidos. Se fijaron en mí, me llamaron para entrenar y pude competir con la selección sub'20. Sin duda, fue de lo más lindo que me ha pasado en mi carrera.

Que admire a Leo Messi no tiene nada de particular. Lo llamativo es que le haya dedicado un tatuaje a su compatriota.

Lo tengo en la pierna izquierda. El tatuaje no me dio el poder de Messi, pero ahí lo tengo. Sinceramente, hace muchos años despertó en mí una admiración superior a cualquier otra, porque siempre tuve jugadores que me llamaron la atención. A mi familia y a mi novia no les gusta tanto que lo haya hecho, pero es el único que me hace emocionar y me genera tantas sensaciones lindas. Decidí hacerme el tatuaje después de perder la final del Mundial de Brasil.

Todo un reconocimiento.

Sí. Le estoy agradecido porque los mejores momentos que he pasado mirando fútbol, los viví por Messi, tanto en el Barcelona, no por el equipo sino porque está él, como en la selección argentina.

Ahora lo tiene un poco más cerca.

Sí. Mis amigos y mi familia me dicen lo mismo. Ojalá podamos hacer las cosas bien en el Tenerife, logremos ascender y tenga la oportunidad de enfrentarme a él.

FERNANDO CONIGLIO FUTBOLISTA DEL CD TENERIFE