Deportes
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno da por finalizada la alerta por fenómenos costeros en Garachico leer

La "señal positiva" de los refuerzos

Coniglio, uno de los fichajes del Tenerife en el mercado de enero, destaca la rápida conexión que se ha establecido entre el equipo y los recién llegados "Pero falta mucho y nadie se puede rejalar"
El Día, Santa Cruz de Tenerife
28/ene/19 6:22 AM
Edición impresa
La "señal positiva" de los refuerzos

El Día, Santa Cruz de Tenerife

Borja Lasso, Uros Racic y Fernando Coniglio volvieron a participar con el Tenerife en su segunda semana como jugadores del club blanquiazul. Tras debutar en el partido ante el Nástic, repitieron el sábado siguiente, cada uno un papel parecido: los dos primeros fueron titulares y el delantero, suplente. Con Mauro dos Santos pendiente de recuperarse de una lesión, los fichajes de invierno detectan las "señales positivas" que han generado en el equipo y el entorno.

Coniglio afirmó ayer, después del entrenamiento que realizó el Tenerife en El Mundialito, que una plantilla condicionada por los malos resultados deportivos suele "aferrarse a lo que sea para levantarse"; en este caso, a la llegada de nuevos futbolistas. No obstante, el atacante cedido por el Huracán apuntó que el conjunto tinerfeño "no merecía estar donde está" en la clasificación. "El hecho de que se hayan aferrado a los refuerzos y que nosotros hayamos colaborado para mejorar, es una señal positiva", destacó Fernando, sin obviar que "falta mucho torneo y nadie se puede relajar ahora".

Con más minutos sobre el césped que en el partido de su estreno, Coniglio se sintió "bien" en el enfrentamiento con el Málaga. "Me gustó estar en medio de los centrales y disputar ahí el juego aéreo y las segundas pelotas, y estar atento a cualquier cosa que pasaba en el área", contó el dueño del dorsal "19" de la plantilla, protagonista en una fase del encuentro en la que "parecía que estaba al caer el gol" local.

El desenlace, un empate sin goles, no desenfocó el análisis de los jugadores y del técnico, un José Luis Oltra que transmitió en la charla de ayer a su plantilla que "lo positivo fue que se disputó un partido con uno de los animadores del torneo y el Tenerife fue superior".

El siguiente reto consistirá en ganar, al fin, un encuentro en campo contrario, objetivo pendiente desde el inicio de la Liga y del que ya son conscientes los recién llegados, como Fernando, que aconseja "no ir con esa mochila" a Riazor. "Merecemos una victoria de visitantes para olvidarnos de todo eso y afrontar lo que resta de campeonato de otra manera".

En el tramo que queda por recorrer, el Tenerife debe intentar "alejarse de la zona de descenso" para ver "en qué parte" de la clasificación se sitúa y a qué puede aspirar.