Deportes

El Tenerife regala el partido al Cádiz

Un error del meta Dani facilitó el trabajo al conjunto local El tinerfeño Jairo hizo el segundo y ajustició a su exequipo Naranjo fue expulsado tras ver dos cartulinas en cuatro minutos.
Ó. H. (@Maverickgold)
17/feb/19 6:46 AM
Edición impresa

Ó. H. (@Maverickgold)

No cabe duda de que el lastre de llevar tanto tiempo sin ganar lejos de la Isla pesa demasiado para un equipo tan poco fiable a domicilio como el Tenerife. Los registros de los blanquiazules fuera de casa son paupérrimos, con solo seis empates y sin anotar un gol en jugada desde aquel de Naranjo en Gijón el 1 de Diciembre, y siendo el tanto de Suso de penalti en el derbi la última vez que se perforó la meta de un rival jugando fuera. Y no, no parecía el Ramón de Carranza el escenario más propicio para poder dar un golpe de timón y modificar la negativa racha, ante un crecido Cádiz CF y con la solvencia del cuadro de Cervera, que un año más es firme aspirante a colarse entre los seis puestos de privilegio de la Liga 123. Pero lo que no se podía esperar eran los obsequios al rival, con dos goles regalados con errores de bulto y la posterior indolencia colectiva en la que cayó el equipo de Oltra, que no fue capaz de reaccionar y desertó prematuramente, aunque de forma menos grave que la fuga del choque de Naranjo, autoexpulsándose tras solo 17 minutos de permananencia en el verde después de salir desde el banquillo en la segunda mitad.

La planificación previa del partido por parte de los técnicos estuvo marcada por las variantes ofensivas para buscar algo distinto en sus cuadrillas. Mientras Cervera introdujo a Querol supliendo a un habitual como Salvi, Oltra hizo lo propio con la titularidad de Fernando Coniglio, siendo Naranjo el que se quedó en el banquillo, y teniendo el ariete argentino la oportunidad que venía esperando para partir de inicio, al tiempo que era evidente que había que ir moviendo piezas hasta poder dar con el botón adecuado para estrenarse lejos del Rodríguez López. Pero ni por esas. El área rival es para el Tenerife ese territorio desconocido en el que naufraga cada vez que intenta generar ataques. Con un delantero que no remata; otro (Malbasic), que partiendo ayer desde la izquierda se perdió una y otra vez; sin que únicamente Suso (con mucha tarea defensiva), sea el que agite algo por su lado; con un Borja Lasso preocupantemente desconectado del juego... y así el resto de elementos, que sin poder dar un rendimiento individual correcto, arrastran al colectivo a actuaciones tan penosas como la vista en Cádiz anoche. Porque el partido estaba equilibrado hasta el 1-0, que llegó tras una primera parte con un par de arreones de los de Cervera y la habitual ceguera ofensiva del Tenerife, que intentó tener el balón pero carente de mordiente. Y eso que Suso antes de cumplirse el minuto uno tuvo la única ocasión clara de su equipo tras plantarse solo, aunque algo escorado, delante de Cifuentes, acabando su tiro en saque de esquina. Pero el grave error de Dani, quien no reaccionó bien tras un "centro-chut" de Edu Ramos que se fue envenenando hasta superar de manera sorprendente al meta blanquiazul, que volvió a fallar en otra jugada que lo deja en mal lugar (48'). A partir de ahí, la apatía del cuadro de Oltra fue a más y fruto de ello llegaría el dos a cero producto de otro apagón defensivo, para que el tinerfeño Jairo machacara a su exequipo con un gol que mostró la inadmisible falta de tensión del Tenerife en casi toda la segunda parte.

Pero la acción más sonrojante la protagonizó Naranjo, que saltó al campo en el minuto 63 y en el 80 ya estaba fuera otra vez tras ser expulsado al ver en apenas cuatro minutos dos tarjetas, una por protestar de manera airada por un córner, y la siguiente por una dura entrada a Sergio Sánchez. Una situación que refleja lo que es el CD Tenerife después de 26 jornadas: Un equipo mentalmente ausente, sin gol, sin espíritu competitivo, sin carácter y con demasiadas vergüenzas por tapar.

Cádiz CF: Cifuentes (1), Rober Correa (1), Sergio Sánchez (1), Marcos Mauro (1), Matos (1); José Mari (2), Edu Ramos (1); Querol (1), Aketxe (1), Machís (1) y Lekic (0). En el minuto 56, Salvi (1) reemplazó a Lekic; en el 64, Jairo (2) a Aketxe; y en el 81, Álex Fernández (s.c.) a Querol.

CD Tenerife: Dani Hernández, Luis Pérez, Jorge, Alberto, Héctor Hernández; Racic, Milla; Suso, Borja Lasso, Malbasic y Coniglio. En el minuto 63, Naranjo reemplazó a Suso; en el 77, Isma López a Lasso; y en el 87, Tyronne a Coniglio.

Árbitro: Iñaki Vicandi Garrido (0), del Comité Vasco, asistido por Mateo Vaquero Agama y David Pérez de Colosia. Amonestó a Coniglio (7'), Suso (15'), Milla (24'), Lekic (36') y Edu Ramos (51'). Expulsó a Naranjo por doble amarilla (76' y 80').

Goles: 1-0, m. 38: Edu Ramos centra desde la derecha y la pelota supera a Dani por encima suyo; 2-0, m. 72: Jairo anota desde muy cerca tras él mismo haber disparado y después de rechazar la defensa.

Incidencias: Partido de la jornada 26 de la Liga 1 2 3, disputado en el Ramón de Carranza ante 12.939 espectadores, según cifras oficiales. El encuentro fue ofrecido por las plataformas con derechos para emitir LaLiga 123 TV y Televisión Canaria. El Cádiz vistió su indumentaria habitual y el Tenerife con pantalón blanco y camiseta azul. El presidente del CD Tenerife, Miguel Concepción, presenció el choque en el palco, y unos 60 seguidores blanquiazules, de distintas peñas desplazadas a Cádiz, animaron a los de Oltra desde la grada.