Deportes

El Tenerife premia a sus abonados para el clásico

No tendrán que pagar para asistir al derbi del primer fin de semana de mayo y podrán comprar hasta cuatro localidades rebajadas.
El Día, Santa Cruz de Tenerife
29/mar/19 6:22 AM
Edición impresa
 

El Día, Santa Cruz de Tenerife

Las entradas para el partido Tenerife-Las Palmas de la trigésima séptima jornada de Liga, previsto para el primer fin de semana de mayo, ya tienen precio. Para los abonados, acceder al Heliodoro Rodríguez López no traerá consigo el desembolso de ninguna cantidad, mientras que el resto del público tendrá localidades disponibles desde los 65 euros en Tribuna a los 30 en Popular, a partir del martes 30 de abril.

Los abonados no pagarán, pero sí necesitan retirar una entrada gratuita para poder asistir al derbi. Para ello disponen de una fecha límite. El plazo empezó ayer y finalizará el 29 de abril. Los puntos de recogida de las invitaciones se encuentran en las oficinas del club -situadas en el estadio-, en la red insular de venta de entradas (Fenamix) y en las taquillas del Heliodoro; en este último caso, solo los días en los que el Tenerife juegue como local.

¿Qué pasará si un abonado no recoge su localidad antes del comienzo de mayo? Seguirá conservando la oportunidad de canjear su abono -ahora solo en la sede social del Tenerife-, pero perderá el derecho de ubicarse en su asiento habitual, ya que el Tenerife sacará a la venta las entradas sobrantes que no aprovechen los abonados. Por tanto, es posible que se le asigne otra butaca, siempre que exista disponibilidad.

En cualquier supuesto, un abonado no podrá entrar al estadio simplemente con su carnet, sino con la correspondiente localidad entregada a su nombre de forma gratuita.

Pero las ventajas con vistas al derbi no quedan ahí, ya que cada abonado podrá adquirir un máximo de cuatro entradas, para cualquier grada, a precios especiales: 45 euros en Tribuna, 35 en San Sebastián, 30 en Herradura y 20 en Popular.

En cuanto al resto del público, al tratarse de un partido declarado como Día del Club, asistir al Tenerife-Las Palmas saldrá más caro de lo habitual: Tribuna, 65 euros; San Sebastián, 50; Herradura, 40; y Popular, 30. Son entradas que se pondrán a la venta a partir del martes 30 de abril -con un límite de cuatro por persona-, incluyendo las localidades que queden liberadas por los abonados.

Pero hay otra forma de reservar un asiento para el clásico canario, dado que el Tenerife presentó ayer el lanzamiento del paquete Últimas 5 jornadas. Se trata de una tarjeta que puede adquirir cualquier aficionado, sin la obligación de ser accionista, y que incluye la entrada para los encuentros con el Sporting (5 de abril, 20:00), Almería (21 de abril, 19:00), Las Palmas, Real Oviedo y Real Zaragoza (fechas por confirmar). Este pack está disponible para las cuatro gradas, mientras exista disponibilidad: Tribuna (140 euros), San Sebastián (90), Herradura (90) y Popular (65). Y no se vincula a la oferta para los abonados. Se puede comprar en las oficinas del estadio Heliodoro Rodríguez López.

La referencia del último Tenerife-Las Palmas oficial

El Heliodoro Rodríguez López no acoge un derbi de competición desde el 28 de septiembre de 2014. Ese día, el Tenerife, entrenado por Álvaro Cervera, se impuso por 2-1 a una UD Las Palmas que terminó la temporada ascendiendo a Primera División. El estadio registró una entrada de público de 17.064 espectadores. Todos pasaron por taquilla, incluyendo a los abonados, que pagaron por tratarse de una media jornada económica. Esta medida, única durante el mandato de Miguel Concepción, obligó a los abonados a desembolsar 10 euros en las gradas de Tribuna y San Sebastián y 5 en los otros dos sectores, Herradura y Popular. Para el resto del público, el precio más alto fue de 45 euros (Tribuna) y el más bajo, de 25 (Popular). En medio, 35 euros en San Sebastián y 30 en Herradura. Además, los abonados pudieron adquirir entradas rebajadas, a 37, 28, 20 y 15 euros, según la grada. Volviendo a la temporada 18/19, el Tenerife se reservó el pasado verano la posibilidad de cobrar a los abonados en un partido como el clásico del próximo mes de mayo, pero finalmente optó por no hacerlo. En realidad, se trata de una práctica habitual con la excepción del derbi de 2014.