Deportes

Estrellas de un doble éxito de película

Loren Jorge, ganador de la Liga Enfusion en la categoría de 85 kg, y Jacobo Barreto, campeón de España del peso gallo de boxeo, rememoran la trama de sus grandes triunfos y coinciden en señalar que se cumplieron los guiones soñados.
D. Hernández, S/C de Tenerife
2/abr/19 6:27 AM
Edición impresa
Estrellas de un doble éxito de película

D. Hernández, S/C de Tenerife

Loren Jorge más que brillar sobre el cuadrilátero del Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife, deslumbró; en 20 segundos materializó el trabajo de mucho tiempo convirtiéndolo en el título de la presente Liga Enfusion. Ulrik Bokeme cayó tendido ante su esquina y la inercia del puño derecho del lagunero no frenó hasta levantarse, sinónimo de triunfo por K.O. El fajador tinerfeño, más de 48 horas después de ser profeta en su tierra, lo sigue intentando "asimilar. Hemos tenido recompensa después de meses duros de trabajo en los que ha habido dificultades que he tenido que superar. Estamos todavía en shock, lo intentaremos disfrutar según pasen los días", reconoce a El Día desde Holanda -allí reside- el triunfador de la velada del pasado sábado.

"Llegar con el máximo de puntuación al final de Liga, igual que Bokeme, y que se haya dado así pareció de película. Ganar en casa con toda la gente apoyándome, es síntoma inequívoco de que nunca he estado solo en esto. Por lo que el momento constituye, fue la pelea más importante de mi vida donde puse a prueba y conseguí propósitos que tenía desde hace 20 años", subraya el de El Ortigal.

Ya en frío, Loren, que no quiso revelar en la previa la estrategia a implementar, la expone: "Trabajamos muchísimo las contras y los crochets; sabíamos que tenía puntos débiles y salimos con la idea de destrozar su parte media -cuerpo y piernas- para terminar con las manos. Una vez en el ring, me sentí en mi mejor momento, sabía que iba a ganar. Lo miré (a Bokeme) y vi en sus ojos que tenía la sensación de tener un león enfrente". En su valoración, el kickboxer habló del corto espacio de tiempo que duró el combate, "esperaba que terminara así, pero me sorprendió que fuera tan rápido; quería disfrutar un poco más". Para el pupilo de Kamal Chabrani lo del sábado no fueron 20 segundos de combate, "fueron 20 segundos de precisión"

La experiencia en los deportes de contacto de Loren Jorge lo hace un luchador "completo. Con el paso de los años, me he dado cuenta que enfrentarse a mí es difícil", asevera el de Aguere que ya mira a su próximo combate, el Real Fighter -próximo mes de junio-, como la antesala de una nueva Liga Enfusion donde espera entrar en la terna de fajadores como campeón.

D. Hernández, S/C de Tenerife

Reinó a base de perseverancia y de aguante para llevar el combate hasta los últimos asaltos; ahí jugó sus cartas y tenía un as en su derecha.

El tinerfeño Jacob Caco Barreto se hizo con el Campeonato de España de peso gallo en una pelea en la que le tocó sufrir a Nano El Gallito Santana. El tinerfeño, que iba perdiendo a los puntos, consiguió redimirse en un noveno asalto en el que las fuerzas del grancanario se redujeron. Ahí atacó con varios golpes curvos y, tras una cuenta que no fue desgranada, el árbitro dio como vencedor al de la esquina roja por K.O. técnico. La antesala a la importante pelea estuvo marcada por una pérdida irreversible para el de Añaza; la dedicatoria del cinturón ya tenía un destinatario que, de buen seguro, oteó el cara a cara con orgullo. "Fue muy especial para mí. Siempre tendré presente que nunca me había sentido tan arropado como aquel 31 de marzo de 2019", reconoce a El Díael flamante campeón nacional.

Algo más de 24 horas han pasado desde que el cinturón nacional se quedó en la Isla, aún Jacob Barreto no se lo cree "después de tanto esfuerzo y trabajo. Ver la cara de felicidad de mis padres y entrenador fue como estar en una película, no tengo palabras. No lo puedo describir", relató el púgil.

"Fue un combate bastante duro y reñido, dónde el que más disfrutó fue el público con el alto nivel de golpeo que tuvimos los dos. Íbamos por detrás a los puntos y, a partir del séptimo -asalto- teníamos que remontar. Remontamos y fuimos capaces de ganar antes del límite", señala el púgil capitalino. El Gallito le puso las cosas muy difíciles y lo "encimó", cosa que "dificultaba" los desplazamientos, indica. A partir del séptimo asalto "él (por Nano Santana) ya estaba un poco cansado", situación que aprovechó el tinerfeño para "subir" y meterle manos duras que lo acabaron "mellando", expone.

Una vez que el vicepresidente del Cabildo, Efraín Medina, le hizo entrega del cinturón que lo acreditaba como campeón de España, Caco tomó la palabra y advirtió que lo del domingo tan sólo se trataba de un punto de partida. "Hemos cumplido una meta, un propósito. Ahora, lo que venga", comenta el boxeador profesional. El joven luchador está preparado para el siguiente reto, el cual podría ser la disputa del cinturón continental.