Internacional
SIRIA CONFLICTO

Damasco divisa el fin de la guerra con la retirada de EEUU y una nueva constitución

Fátima Subeh Marzo, Beirut, EFE
22/dic/18 19:48 PM
eldia.es
YOUSSEF RABIE YOUSSEF (EFE)

Fátima Subeh Marzo, Beirut, EFE En Damasco han dado la bienvenida a la retirada de las tropas estadounidenses de Siria, anunciada esta semana por el presidente de EEUU, Donald Trump, y ven el fin del conflicto más cerca, aunque aún quedan frentes abiertos en el norte y el este del país, con los últimos rebeldes, los kurdos y los yihadistas.

Elia Samman, asesor del ministro de Estado para la Reconciliación Nacional, Ali Haidar, dijo en una conversación telefónica que "el conflicto a nivel militar está prácticamente terminado" y que los dos frentes abiertos "parece que van a resolverse de forma política".

Por un lado, está la provincia de Idlib (norte), la última que queda en manos de grupos rebeldes e islamistas, y por otra, los territorios en el este del país donde aún tiene presencia el grupo yihadista Estado Islámico (EI), contra el que combaten las milicias kurdas.

Samman celebró la retirada de las tropas estadounidenses que luchan contra el EI en Siria, anunciada esta semana por Donald Trump, al considerarla "una forma de reconocer el error que estaba cometiendo" Washington a la hora de querer acabar con el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.

Sin embargo, pidió "cautela" porque, aseguró, no es la primera vez que Trump habla de un posible retirada y no la cumple.

El Gobierno sirio aún no se ha pronunciado oficialmente sobre la decisión de Washington, pero la agencia oficial de noticias, SANA, indicó esta semana que han llegado a su fin "la agresión estadounidense" y la "presencia ilegal" de las fuerzas que "cometieron decenas de masacres contra civiles".

Por su parte, el presidente del Consejo de Coordinación Nacional (CCN), Hasan Abdelazim, dijo desde Damasco que la presencia de tropas extranjeras en territorio sirio es "inaceptable", por lo que la retirada de los estadounidenses "es un paso hacia la dirección correcta".

El dirigente del principal grupo de la oposición tolerada por el Gobierno sirio deseó que "todas las tropas extranjeras y los grupos y milicias armados se retiren" de Siria para que pueda tener lugar "la reunión del comité constitucional de la ONU a principios del próximo año, dar comienzo el proceso político y acabar con el terrorismo".

El pasado martes, los ministros de Exteriores de Turquía, Rusia e Irán, junto al enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, no lograron ponerse de acuerdo sobre la creación de un comité constitucional, que sirva para impulsar el proceso político y poner fin al conflicto.

Samman se mostró confiado en que el comité "acabe saliendo adelante", a pesar de las discrepancias entre las partes sobre la composición del mismo, un tercio del cual debería estar integrado por representantes del Gobierno, otro tanto de la oposición y el tercio restante por personalidades independientes de la sociedad civil.

A día de hoy no queda claro cuál será el estatus de la minoría kurdosiria en el nuevo texto, pero los últimos desarrollos afectan sobre todo a las milicias kurdas que han estado luchando contra el EI en los pasados años y que han llegado a dominar amplias áreas en el norte de Siria, administradas de forma autónoma y separada de Damasco.

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), lideradas por los kurdos y que han sido el principal socio de EE.UU. sobre el terreno, advirtieron en un comunicado de que la retirada de las tropas americanas podría dar lugar al resurgimiento del EI, que "no ha sido derrotado todavía", a diferencia de lo afirmado por Trump.

Asimismo, las FSD temen que la marcha de EE.UU. abra el paso a una ofensiva turca contra las milicias kurdas, que el presidente Recep Tayyip Erdogan había prometido recientemente, aunque ayer se retractó y declaró que, de momento, no atacará a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, principal milicia kurdosiria considerada terrorista por Ankara).

Mientras, los principales aliados de Al Asad, Rusia e Irán, han dado la bienvenida a la retirada de las tropas estadounidenses, lo cual permitirá a las fuerzas de ambos países presentes en Siria un mayor margen de maniobra sin posibles fricciones con la gran potencia enemiga.

SIRIA CONFLICTO