Santa Cruz de Tenerife
CATALUÑA / JUICIO POR EL 9N

Homs se enzarza con el fiscal fuera del juicio por renunciar a interrogarle

Barcelona, EFE
8/feb/17 14:49 PM
eldia.es

El exconseller de Presidencia Francesc Homs y el fiscal Emilio Sánchez Ulled se han enzarzado a las puertas del juicio del 9N, a raíz de la negativa de este a interrogarle como testigo para no perjudicarle en relación con el juicio que tiene pendiente en el Tribunal Supremo por su papel en la consulta.

Homs, que será juzgado el próximo 27 de febrero por desobediencia y prevaricación al mantener la consulta del 9N, ha declarado hoy como testigo propuesto por las defensas en el juicio contra el expresidente catalán Artur Mas, aunque el fiscal ha renunciado a formularle preguntas dada su condición de encausado por los mismos hechos ante el Supremo.

"¡Qué lástima!", ha dejado caer el exconseller de Presidencia y diputado de PDeCAT en el Congreso cuando todavía se encontraba ante el tribunal.

Una vez fuera de la sala de vistas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), en un receso entre declaraciones, Homs se ha dirigido con sorna al fiscal Anticorrupción Emilio Sánchez Ulled para reprocharle que no haya querido interrogarle y, encima, lo haya hecho por su "bien".

Con una sonrisa en los labios, el fiscal ha contestado entonces a Homs que, de la misma forma en que muchos de los testigos del juicio del 9N han sido "ascendidos" tras la consulta, hiciera una "llamada" para que le subieran de categoría a él también y, de esa forma, tuviera ocasión de interrogarle en el juicio que el 27 de febrero próximo se celebrará en el Supremo.

Posteriormente, en declaraciones a la prensa, Homs ha vuelto a afear al fiscal su falta de "valentía" por no haber querido formularle preguntas en la vista oral de hoy y ha descartado que sea una casualidad que hoy se dé a conocer la fecha de su juicio en el Tribunal Supremo.

"No sé si tiene miedo de las respuestas", ha subrayado Homs en alusión a Sánchez Ulled, que ha apuntado que el fiscal quizás estaba "incómodo" porque el ministerio público tiene sobre la mesa una denuncia que él presentó contra Rajoy por "incumplimientos de sentencias del TC" favorables a la Generalitat.

El exconseller ha calificado también de "acto de cobardía" que el Supremo no haya aceptado su petición de que declare el presidente del Gobierno como testigo en su juicio.

Y, en este sentido, ha denunciado la "doble vara de medir" porque "no se aplica la misma medicina a unos que a otros": "La democracia del Estado está enferma y contamina a la judicatura", ha añadido.

El exconseller de Presidencia y diputado de PDeCAT en el Congreso ha declarado como testigo en unas condiciones especiales: dada su condición de encausado por el Supremo, lo ha hecho asistido por su abogada y bajo la advertencia del presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, de que podía negarse a responder a aquellas preguntas que le perjudicaran.

Al renunciar a interrogarle, Emilio Sánchez Ulled ha querido dar explicaciones de los motivos por los que no iba a plantearle preguntas, momento en que el presidente del TSJC le ha interrumpido para advertirle de que, en ese caso, sus argumentos no venían a cuento.

Emilio Sánchez Ulled, fiscal delegado de Anticorrupción en Barcelona, fue designado especialmente por la Fiscalía General para reforzar al ministerio público en el caso del 9N, dado que fue él quien estuvo de guardia la jornada de la consulta, en que se manifestó en contra de que la justicia ordenara la retirada de las urnas.

Sánchez Ulled, de la Unión Progresista de Fiscales (UPF), es quien lleva todo el peso del juicio, aunque en la tribuna que ocupa la Fiscalía está acompañado por el teniente fiscal Francisco Bañeres, precisamente uno de los que, poco después de la consulta, se opusieron a presentar una querella contra Mas por desobediencia, al entender que el Constitucional nunca le advirtió expresamente de las consecuencias de desoír su orden.

Entre el público, también han seguido el juicio del 9N el fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, la fiscal provincial de Barcelona, Ana Magaldi, y otros miembros del ministerio público, entre ellos los compañeros de Sánchez Ulled en Anticorrupción Teresa Duerto y Fernando Maldonado.