Santa Cruz de Tenerife
CATALUÑA / DESAFÍO SECESIONISTA

La agenda del 'proces' revela los nombres de quienes planificaron la independencia

Madrid, Europa Press
12/dic/17 18:41 PM
eldia.es
La secretaria general de ERC y número dos de la candidatura para las elecciones del 21D, Marta Rovira (i), y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, dos de las personas citdas en el diario./Alberto Estévez (EFE)

La agenda intervenida al exsecretario general de la Consejería de Economía y Hacienda del Generalidad de Cataluña Josep María Jové pone al descubierto los nombres de más 40 personas que participaron en reuniones reservadas para planificar la independencia de Cataluña.

La citada agenda fue intervenida por la Guardia Civil en casa de Jové durante la 'operación Anubis', dirigida por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investiga la creación de estructuras de Estado por parte de la Generalitat.

De las anotaciones realizadas por la mano derecha de Oriol Junqueras se desprende que una parte de las reuniones las protagonizaba un 'núcleo duro' encabezado por el expresidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, que aparece en la agenda con las siglas MHP, Muy Honorable Presidente.

Junto a él solían acudir el exvicepresidente Oriol Junqueras; la que fuera portavoz de la Generalitat hasta julio de 2017, Neus Munté; el exconsejero de Asuntos Exteriores, Raúl Romeva; el exconsejero de Presidencia, Jordi Turull; la secretaria general de ERC, Marta Rovira; el gerente de Omnium y secretario del Gobierno catalán, Joan Vidal y el propio Jové.

Pero también acudió a algunos de estos encuentros el expresidente de la Generalitat Artur Mas --al menos a dos de las 5 reuniones agendadas por Jové hasta noviembre de 2016--, así como el exconsejero de Empresa Jordi Biaget --presente en la primera reunión de enero de 2016-- o el exconsejero de Justicia, Carles Mundó.

ARTUR MAS SE PREGUNTABA QUÉ HARÍAN LAS GRANDES EMPRESAS

En uno de los encuentros, el de 22 de septiembre de 2016, Puigdemont, tras analizar los informes sobre el proyecto de la independencia, asegura que siguen teniendo "el mismo problema de qué legalidad se impondrá y la gente seguirá". Expone que el referéndum, "acordado o no acordado con el Estado, tiene riesgos" como que "no se pueda hacer" o que "la gente no se movilice".

También aparece reflejada la opinión de Artur Mas, quien secunda a Puigdemont y dice que tienen "el conflicto seguro y será más duro que el 9-N". También se pregunta "qué harán las grandes empresas del país" y mostraba su preocupación por el "tráfico financiero" en "los primeros tiempos" porque estaba convencido de que no podían "confiar en los impuestos" que además, según apuntaba, eran "millones de euros". También le inquietaban las reacciones del Estado, que pedía "calibrar bien" por la "magnitud y las consecuencias", entre las que incluía la suspensión de la autonomía.

El secretario de la Consejería de Economía y Hacienda solía anotar los nombres de las personas mediante iniciales, aunque la mayor parte de ellas han sido identificadas por la Guardia Civil. Si bien algunas de no aparecern identificadas en el informe que los agentes han entregado en el Juzgado.

UNAS 30 PERSONAS MÁS ADEMÁS DEL 'NUCLEO DURO'

Pero además de estos encuentros 'clave' en los que se analizaba y fijaba la "hoja de ruta", Jové estuvo presente en otras muchas reuniones con las que se ponía en marcha ese camino que iba trazando el 'núcleo duro' del independentismo y de las que cita el nombre de cerca de 30 personas.

Entre ellos están: Carme Forcadell, Carles Viver (exmagistrado del TC y considerado artífice del sustento jurídico del proces), Frederic Udina (director del IDESCAT), Pere Aragonés (Secretario de Economía), Quico Homs, Joan Tardá (portavoz ERC en el Congreso), Jordi Roig (secretario de Finanzas), Alba Vergés (secretaria de Salud), Quim Nin, Eudar Villory (director del programa Escola Nova 21), Jaume Clotet (director general de Comunicación), Gami, Ginesta, M. Reniu, Josep Rull, Corominas, y Bacardit. Algunas de estas personas están imputadas, pero sobre la mayor parte no pesa ninguna acusación.

Además cita a Jordi Puigneró director de la Agencia de Ciberseguridad de Cataluña), Josué Sallent (el hombre de Junqueras en el CTTI para la creación de estructuras de Estado) y Lluis S. (se deduce Lluis Salvadó). Estos tres últimos fueron detenidos en septiembre.

Parte de estos encuentros lo son para la formación de gobierno y otros, para pactar con la CUP los presupuestos, pero en todos ellos se mezcla el objetivo final de la independencia.

Una de las primeras anotaciones sobre la 'hoja de ruta' es de julio de 2015 en la que estuvieron, junto con Jové, Quico Homs, el jurista y exmagistrado del TC Carles Viver, el gerente de Omnium, Joan Vidal y Marta Rovira. Aquí, hablan de la candidatura Junts Pel Sí y del gobierno de concentración nacional.

No se trata de una reunión del 'núcleo duro' pero en ella están dos personas que también acuden a las reuniones que encabeza Puigdemont, se trata de Joan Vidal y Marta Rovira.

Unos días después, Jové se ve de nuevo con Marta Rovira, Jordi B., Josué Sallent, Josep G. y M. Reniu y al hilo del encuentro anota el posible reparto de los cargos del Gobierno de la Generalitat y "unos encargos", entre ellos, las estructuras de Estado con los nombres de Lluis y Joseú Sallent (director de Estrategia del CTTI), además de pedir reunión con Reniu, Ginesta y Marsal.

La mano derecha de Junqueras anota otro encuentro el 31 de julio entre Josep Rull, Corominas, Rovira y Bacardit en el que hablaron del peso de cada partido en el Gobierno y el calendario para la "transición nacional" entre otros asuntos.

"TAREAS" DE CARLES VIVER: MÍNIMOS PARA DESCONECTAR

Al mes siguiente tiene lugar una reunión de Jové con Carles Viver Pi-Sunyer. La anotación es del 26 de agosto de 2015 y según refleja, hablaron de "evaluaciones de Estructuras de Estado, Ley de Transitoriedad, transición nacional y proceso constituyente". Precisa que tienen que crear un Departamento de Exteriores (futuro Ministerio) para que en la "desconexión" se impulse la "proyección internacional", además de las "tareas a realizar por Viver", "mínimos imprescindibles para poder desconectar".

En diciembre de 2015 hay un nuevo encuentro de la "hoja de ruta", en la que además de Marta Rovira acuden Pere Aragonés, secretario de Economía; Raúl Romeva, Alba Vergés, secretaria de Salud; Joan Tardá, portavoz en el Congreso; Jordi Roig, secretario de finanzas y Carles Viver. Este apuesta por tramitar las "tres leyes de estructuras de Estado" pero no aprobarlas hasta después de las elecciones constituyentes.

REUNIÓN ROVIRA-FORCADELL

Marta Rovira también está presente en otro encuentro el 13 de abril de 2016 con Carme Forcadell y Jové, en el que hay otras tres personas con las siglas JMR, JB y MG --no especificados en el informe por la Guardia Civil-- para hablar de la estrategia del Parlamento catalán para tramitar la ruptura.

Hablan de un "informe letrado" sobre los pasos a seguir en función de las reacciones del Estado, sobre qué hacer si hay "inhabilitaciones o multas" y de la necesidad de crear un "equipo impulsor" del proceso preconstituyente con "las entidades", Omnium y ANC.

PUIGDEMON CON ANNA GABRIEL EN LA "WAR ROOM"

Jové también anota los encuentros con responsables de la CUP para los "presupuestos de ruptura". Entre las personas que cita están la diputada Eulalia Reguant, la alcaldesa de Ripollet, Pilar Castillejo, J.M. Busqueta y el diputado Benet Salellas. Pero también recoge una reunión de Puigdemont con Anna Gabriel el 8 de noviembre de 2016 bajo el epígrafe "War room".

El secretario de la Consejería de Economía y Hacienda refleja encuentros con: Eduard Vallory, director del programa Escola Nova 21 porque querían realizar estructuras de Estado en materia de educación y con Frederic Udina, directro del IDESCAT, en su búsqueda del censo para el referéndum.

En otro de sus encuentros estuvo con Joan Vidal, Jaume Clotet y otra persona llamada Gami. Hablaron de alargar los 18 meses que se habían fijado para realizar el referéndum y Clotet apostó por una DUI con "efectos retardados". Mientras que Vidal creía que un referéndum unilateral era "inútil" e iban a hacer "el ridículo".

CATALUÑA / DESAFÍO SECESIONISTA