Nacional

PP y PSOE culminan la ruptura del acuerdo para renovar el Poder Judicial

Ambos partidos retiran sus listas de candidatos a vocales del Consejo General
Madrid, EFE
21/nov/18 18:26 PM
eldia.es
Escaños vacíos en el hemiciclo./CONGRESO

El PP y el PSOE han formalizado hoy la ruptura de su pacto para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un acuerdo dinamitado por los populares mientras crece la presión para que dimita su portavoz en el Senado, Ignacio Cosidó.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha confirmado la retirada de la lista de juristas consensuada por el PP y el PSOE como candidatos a las vocalías del CGPJ y Podemos ha decidido también retirar sus propuestas, que iban a votarse mañana, jueves, en el pleno del Congreso.

Queda así el proceso paralizado y, por las declaraciones públicas de populares y socialistas, rotos los puentes que permitirían retomar en breve la negociación para renovar un órgano cuyo mandato expira el próximo 4 de diciembre.

Del debate de los nombres se ha pasado a debatir el sistema para elegirlos, después de que el PP presentara ayer tarde una enmienda a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que se tramitaba en el Senado para que la mayoría del CGPJ sea elegido por los jueces, algo que hasta ahora sólo reivindicaba Ciudadanos, además de las asociaciones de jueces.

En el pleno del Congreso, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado convencido de que el PP ha roto el pacto para tapar sus "vergüenzas" y "no asumir su responsabilidad" por el mensaje de Cosidó, que defendió en un wasap ante sus compañeros el acuerdo para renovar el CGPJ porque permitiría "controlar desde detrás" la sala segunda del Tribunal Supremo.

Fue después cuando el magistrado Manuel Marchena, que el PP y el PSOE habían acordado que presidiera el CGPJ y el Tribunal Supremo, renunció a tal candidatura, momento en el que los populares decidieron dar por roto el pacto.

Sánchez ha pedido a Pablo Casado que reflexione y permita renovar el CGPJ porque, ha advertido, "la deriva del PP no puede implicar la de las instituciones", pero el líder de los populares ha culpado a los socialista de haber malogrado el acuerdo con sus filtraciones y ha subrayado el compromiso "inequívoco" de su partido con la separación de poderes y la independencia judicial.

Lo demuestra, a su juicio, la enmienda registrada en el Senado, que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en declaraciones a Efe, ha tachado directamente de "burla", presentada "sin reflexión alguna" e incluso con errores jurídicos al copiar literalmente la ley de 1980.

El PP ha registrado de hecho hoy en el Senado una corrección de errores al comprobar que su texto contenía referencias a figuras jurídicas ya inexistentes, como las "audiencias territoriales" o los "jueces decanos de juzgados y de partido del distrito".

Delgado, que previsiblemente se salvará de ser reprobada en el Congreso cuando se vote mañana en el pleno la moción que hoy ha defendido el PP con ese objetivo, ha rechazado la enmienda de los populares.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, también ha dicho "no" a Ciudadanos, cuyo modelo, les ha reprochado, convierte al Poder Judicial en el único poder del Estado que no rinde cuentas ante el Congreso.

El expresidente del Gobierno Felipe González, durante cuyo mandato se legisló para que fuera el Parlamento quien designara a los veinte vocales del CGPJ, ha denunciado desde Extremadura las "interferencias inaceptables" en el ámbito judicial y se ha preguntado qué razones hay para creer que la autoelección por parte de los jueces "garantiza la representación y la independencia".

Por su parte, Podemos, que en campaña defendió la elección directa por los ciudadanos del CGPJ, ha denunciado "la carrera populista del PP con Ciudadanos" y ha explicado que retiraba su lista de candidatos para evitar que se contaminaran con el comportamiento "deleznable" de los populares.

"Esto no puede volver a pasar", ha subrayado la diputada Gloria Elizo, que negoció con el PSOE los nombres de los vocales y ha acusado al PP de querer "controlar el poder judicial por delante y por detrás" para buscar la impunidad judicial de sus causas.

Ni el PSOE ni Podemos tienen intención de apoyar el cambio de modelo que proponen PP y Ciudadanos. En el Senado se aprobará sin problemas gracias a la mayoría absoluta de los populares, pero difícilmente el proyecto sobrevivirá al pasar por el Congreso, donde los dos grupos no suman la mayoría suficiente para que salga adelante.

Mientras en la Cámara Alta el grupo socialista, encabezado por su portavoz, Ander Gil, redoblaba la presión para lograr la dimisión de Cosidó, el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, ha negado que el polémico wasap procediese de la dirección del partido.

Después de que el diario El Español publicara que Cosidó se limitó posiblemente a reenviar al chat de los senadores del PP un mensaje recibido en un grupo de dirigentes del partido, el exministro de Justicia Rafael Catalá, negociador del frustrado pacto con el PSOE, y el secretario general del PP, Teodoro García Egea, han negado ser los autores.