Nacional

El Supremo sopesa retrasar el juicio del procés, a horas del traslado de presos

Barcelona, EFE
31/ene/19 18:34 PM
eldia.es
De izquierda a derecha y de arriba abajo, Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat; Joaquim Forn, exconsejero de Interior; Raül Romeva, exconsejero de Asuntos Exteriores; Jordi Turull, exconsejero de Presidencia; Josep Rull, exconsejero de Territorio y Sostenibilidad; Jordi Sánchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC); Carles Mundó, exconsejero de Justicia; Carmen Forcadell, expresidenta del Parlament; Meritxell Borrás, exconsejera de Gobernación; Dolors Bassa, exconsejera de Trabajo; Santiago Vila, exconsejero de Empresa de la Generalitat; Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural. Estos son los doce acusados que se sentarán próximamente en el banquillo del Supremo en el juicio del "procés". /(EFE)

Barcelona, EFE El Tribunal Supremo estudia retrasar al 12 de febrero el inicio del juicio por el procés, a escasas horas para que comience el traslado de los nueve independentistas presos a Madrid, una operación en la que el Gobierno y la Generalitat apelan a la discreción y la "serenidad" para evitar incidentes.

Según han informado fuentes jurídicas, el tribunal está todavía perfilando el auto de admisión de las pruebas solicitadas por las defensas en sus escritos, lo que puede obligarle a posponer hasta el 12 de febrero el inicio de la vista oral, que en un principio pretendía empezar en torno al día 5 de febrero.

A la ingente prueba planteada por los abogados, que suman 1.800 folios frente a las 300 de las acusaciones, se añaden las peticiones del exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, para que el Supremo garantice un margen de tiempo entre el señalamiento del juicio y su inicio, que permita organizarse a los equipos jurídicos de las defensas.

El pasado 23 de enero, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, informó al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de que el Supremo tenía previsto comenzar el juicio "en fechas próximas" al 5 de febrero, con el fin de que pusiera en marcha los trámites para conducir a los reclusos a cárceles de Madrid.

Tanto el Departamento de Justicia como el Ministerio de Interior, responsable de las cárceles del resto de comunidades, mantienen una férrea reserva sobre los detalles del dispositivo de traslado, que está previsto que comience en las próximas horas.

La discreción del Gobierno y de la Generalitat para las conducciones de los presos -en dos fases que irán a cargo de los Mossos d'Esquadra y de la Guardia Civil- obedece a su temor a posibles incidentes en caso de que movimientos próximos a los CDR pretendan convocar movilizaciones para impedir el paso a la comitiva policial.

De hecho, la consellera de Justicia, Ester Capella, ha pedido este jueves que el traslado de los nueve líderes independentistas presos a Madrid para el juicio por el procés se lleve a cabo con "serenidad", tras insistir en que este es el deseo de los propios internos y de "sus familias".

En su intervención en la comisión de Justicia del Parlament, la consellera ha hecho un llamamiento al "civismo", cuando "quedan horas para que los presos salgan hacia Madrid" para ser juzgados por unos delitos que, ha dicho, "no han cometido".

Según ha insistido Capella, "a las puertas del traslado" llega el momento de "volver a demostrar que el independentismo es cívico y pacífico".

Paralelamente, la ANC ha convocado movilizaciones para esta misma tarde y para la primera de mañana, que llaman a inundar de lazos y símbolos de color amarillo las carreteras que recorrerán los furgones policiales con los independentistas presos en su viaje a las cárceles madrileñas de Alcalá Meco y Soto del Real.

Los nueve líderes independentistas encarcelados recibirán también en su salida el calor del presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha anunciado que acudirá a la cárcel de Can Brians, desde la que los reclusos partirán en dirección a Madrid, para expresarles su apoyo de cara al juicio por el 1-O.

De acuerdo con el plan previsto, en una primera fase, los Mossos d'Esquadra trasladarán a los presos desde las cárceles de Lledoners de Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), Puig de les Basses de Figueres (Girona) y Mas Enric de El Catllar (Tarragona), donde están internos, hasta Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona).

Una vez agrupados en Brians 2, será la Guardia Civil la encargada de conducir, directamente, a los reclusos hasta las cárceles madrileñas donde permanecerán mientras dure el juicio: Madrid V (Soto del Real) en el caso de los hombres y Madrid I de Alcalá de Henares, en el de las mujeres.

De cara al juicio, el presidente del Supremo y del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha dejado clara la "voluntad" del tribunal de "respetar al máximo la dignidad" de los acusados.

Por este motivo, el Supremo garantizará que los nueve líderes soberanistas en prisión serán tratados en el juicio con la "máxima dignidad y respeto", para evitar que no sufran "ningún componente de penosidad" ni "exposición que les genere la más mínima incomodidad" tanto en los trayectos como en el edificio.

Horas antes del inicio del traslado de los independentistas presos, el líder del PP, Pablo Casado, ha instado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a "no mercadear" con la justicia, las libertades y la convivencia en Cataluña, en alusión al juicio del procés que, ha dicho, hará "justicia" a la "mayor agresión a la democracia española desde el 23F".