Nacional

Un investigador acusa a Trapero de estratega del independentismo

El secretario de los atestados de la policía judicial explicó al tribunal que Trapero enviaba las instrucciones que emitió la Fiscalía Superior de Cataluña a lo largo del mes de septiembre de 2017.
Europa Press, Madrid
16/abr/19 6:36 AM
Edición impresa

Europa Press, Madrid

El comandante de la Guardia Civil a cargo de la investigación del procés en Cataluña consideró ayer al exjefe de los Mossos d?Esquadra, Josep Lluís Trapero, como un elemento "imprescindible en la estrategia independentista", y que así lo demuestra la información puntual que transmitía a los exdirigentes de la Generalitat sobre las instrucciones judiciales que se daban para tratar de impedir el referéndum.

El secretario de los atestados de la policía judicial explicó al tribunal que Trapero iba enviando las instrucciones que emitió la Fiscalía Superior de Cataluña a lo largo del mes de septiembre de 2017 tanto al exconsejero de Interior Joaquim Forn, para quien se piden 16 años de prisión, como al ex secretario general de Interior César Puig y el exjefe político de los Mossos Pere Soler, ambos procesados en la Audiencia Nacional.

A preguntas del fiscal Fidel Cadena, el comandante indicó que a los investigadores les "resultó extraño" que hiciera eso, como quejarse también a Forn del nombramiento del coordinador del dispositivo policial para el 1-O, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, una disconformidad que también expresó en una nota interna a los Mossos en la que subrayó su incomodidad por estar "tutelado" por el Ministerio del Interior.

El nombramiento de Pérez de los Cobos se concretó en la instrucción 4 de la Fiscalía Superior, algo que también generó las críticas del exconseller Forn.

Un agente de la Unidad de Intervención Policial (antidisturbios) de la Policía Nacional relataba ayer al tribunal que juzga el proceso independentista en Cataluña la "hostilidad" que encontró su equipo durante la actuación que realizaron en un colegio de Barcelona durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. "Aquello no era rumba catalana, no eran cánticos lúdico-festivos, sino de odio", afirmó.

A preguntas del fiscal Javier Zaragoza, el agente no ahorró en detalles para explicar lo que vivió ese día, hasta el punto de que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, le tuvo que llamar la atención en varias ocasiones para pedirle que concretara sus respuestas, pues narraba detalles que no le habían pedido.

Este antidisturbios intervino en la Escola l?Estel, donde se llegaron a concentrar entre "500 y 700 personas", la mayoría de ellas "hostiles" que se sentaron en el suelo para tratar de impedir la actuación policial, por lo que tuvieron que levantar a la gente "una a una", lo que le dejó "completamente extenuado".

Entre las "patadas y golpes" que recibieron, el testigo pudo oír gran cantidad de insultos que ha relatado con abundantes detalles al tribunal: "Nos dijeron de todo; mi madre se tuvo que duchar 200 veces ese día"; "una mujer con la nariz tapada iba diciendo qué mal huelen los policías nacionales, menos mal que con la república no vais a tener que venir más aquí"; "a una mujer que pesaba 40 kilos no la podíamos sacar entre un compañero y yo; era una tigresa", concluyó.