La Palma

La alcaldesa (UPF) alegó riesgos extremos para frenar el balneario

Nieves María Rodríguez expuso al Cabildo la posibilidad incluso de que la galería se pueda derrumbar sobre las charcas de la Fuente Santa durante la ejecución de la obra.
El Día, Fuencaliente
12/nov/17 2:46 AM
Edición impresa

¿Qué pasaría si durante la construcción del balneario se desploma la galería y se pierde el enclave de la Fuente Santa? ¿Cómo afectarían a la obra diseñada por Federico Soriano posibles temblores o seísmos en una zona eminentemente volcánica? Y si... Las hipótesis si se quiere catastrofistas para el manantial fueron expuestas en una de las alegaciones contra la infraestructura impulsada por el Cabildo de La Palma y presentada como concejal de UPF por la actual alcaldesa de Fuencaliente, Nieves María Rodríguez, que nunca ha visto los mismos peligros para la idea en las charcas de Carlos Soler.

El peso mayoritario de los grupos de la oposición ha hecho que la regidora municipal haya tenido que cambiar de registro y, aunque a regañadientes, ha tenido que ir asumiendo que el proyecto del Cabildo sería afectado. Ahora bien, cuando se cierra el proceso de participación ciudadana sobre la revisión de las normas de conservación del monumento natural Volcanes de Teneguía y se hace pública cada una de las alegaciones, recobra actualidad la alegación presentada por la regidora hace ahora un año y de la que poco (o nada) se conocía.

La alegación habla de que en el documento de evaluación, dentro del subapartado ejecución de obras, no se ha recogido "el posible impacto potencial que supondría el desplome de la galería donde se halla el enclave de la Fuente Santa, ni tampoco las actuaciones que se llevarían a cabo en el caso de que esto ocurriera. Únicamente se recoge el impacto visual y acústico (de la obra), algo que es insuficiente".

La alcaldesa va un poco más allá y valora que "nuestra parte entiende que el enclave de la Fuente Santa podría perderse en caso de producirse el desplome", debido "al tipo de terreno y la dificultad que resulta operar en el mismo, además de poder enfrentarnos a la pérdida de un valor natural inigualable".

Es más, afirma la regidora que no se han valorado "los efectos negativos que sufrirían el suelo, el subsuelo, el agua de la Fuente Santa, los bienes materiales y del patrimonio cultural si se desplomase la galería en el proceso de ejecución de las obras".

La alegación llegó al Cabildo cuando el debate sobre qué balneario era más conveniente construir en la Fuente Santa era candente y UPF defendía como ningún otro colectivo que se apostara por la iniciativa de Carlos Soler, para lo que primero había que frenar la idea del concurso abierto para el balneario. Y en la alegación no se escamoteó ningún tipo de argumentos. Al contrario, Nieves María Rodríguez expuso que teniendo en cuenta que los peligros de mayor probabilidad (en la zona) son los volcánicos, "que no se hayan incluido en los riesgos naturales los sismos o temblores que podrían afectar a la estructura del proyecto que se pretende desarrollar hace que resulte incompleta la valoración de riesgos".

La alcaldesa alega también que "no se ha tenido en cuenta la rotura de los envases contenedores de aguas residuales y su posible impacto en el suelo y en el subsuelo de llegar a producirse".

La alegación no fue atendida.

FUENCALIENTE