Santa Cruz de Tenerife
SEGUNDA PARTE
foto del aviso
Cádiz
0
0
CD Tenerife
foto del aviso
Desde las 19:30 sigue el partido al minuto Y en

SSP apuesta por un espacio en El Chapatal para López Torres

La concejal Yaiza Afonso ha sido nombrada instructora del expediente para la concesión de honores al poeta surrealista y exedil socialista, preso en Fyffes y asesinado en la Guerra Civil.
El Día, S/C de Tenerife
4/may/18 6:15 AM
Edición impresa
 

"Desde mi punto de vista, y tras consultar con muchas personas del mundo literario, el sitio ideal para dedicarle un espacio en la ciudad al poeta sería el entorno de El Chapatal, donde estaba ubicado el almacén de plátanos y luego prisión de Fyffes. Creo que sería el mejor homenaje". Lo asegura Yaiza Afonso, concejala de Sí Se Puede (SSP) e instructora del expediente de honores -cuyo nombramiento agradece al alcalde, José Manuel Bermúdez- al poeta chicharrero Domingo López Torres, aprobado por el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz el pasado viernes, 27 de abril. "Hemos pensado ya en un lugar concreto de ese entorno -añade Afonso-, pero no queremos hacerlo público antes de dar los pasos necesarios para conseguirlo".

En esa mencionada sesión plenaria, la edil Yaiza Afonso solicitó la palabra para explicar, igual que hizo luego a preguntas de EL DÍA, que "desde nuestro grupo siempre hemos apostado por la memoria y en el caso de Domingo López Torres se cruzan diferentes variables. Poeta, perteneciente a una vanguardia artística nacida en Santa Cruz, pero de dimensión internacional y también concejal de este ayuntamiento".

Afonso recordó un artículo publicado por ella hace un año, "Los mares petrificados", del que extractó: "Este mar estaba muy vivo cuando nació el poeta, estaba inquieto cuando lloró el niño en la cuna que se calmó con el arrorró de mamá. Todo se movía con el viento, las olas son esculturas efímeras al recibir el alisio, ondulaciones que comprenden la vida que hay bajo la inmensidad del agua salada. Este Atlántico que siempre se mueve, se quedó petrificado aquel mes de febrero de 1937, cuando la marea se sintió cómplice del asesinato del poeta surrealista Domingo López Torres".

La concejala valora que "ahora podemos mirar al mar con una sonrisa porque se inicia este expediente de honores. Personalmente, momentos como este son los que me conducen a estar sentada en el salón de plenos municipal y ser parte del mismo".

"Cuando iniciamos el camino para la búsqueda de apoyos al expediente fue increíble la respuesta y tengo que nombrar a escritores y escritoras que han supuesto un impulso esencial como Fernando Senante, Cecilia Domínguez, Rafael José Díaz o Luis Alemany, y al artista Adrián Alemán", añadió.

No quiso olvidar mencionar "y agradecer también de un modo especial" a Luisa María Morín, "la hija de la mujer que escondió como un tesoro el poemario Lo imprevisto cuando Domingo estaba en la cárcel". También ha sido fundamental, reseñó por último, "la respuesta inmediata que nos han dado las instituciones culturales esenciales de nuestro municipio". Desde el Círculo de Bellas Artes a la Fundación Pedro García Cabrera pasando por la Academia Canaria de la Lengua, la Asociación de la Prensa de Tenerife, la Asociación para la memoria histórica de Tenerife o el Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias. "Es un lujo tener estos apoyos" concluyó la edil.

El pasado viernes, día histórico para ella, Yaiza terminó con una frase que reprodujo para este periódico: "Te tiraron por la borda Domingo, te expulsaron de tus propias palabras, te olvidaron en el exilio sin tener siquiera derecho a un acta que sellara tu muerte. Pero ahora estamos aquí para hacerte justicia".

Domingo López Torres (15 de mayo de 1907-1 de febrero de 1937) fue un poeta, escritor y pintor, pero sobre todo un genio surrealista reconocido a nivel mundial. Miembro de Gaceta de Arte y concejal socialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife durante la II República, al comienzo de la Guerra Civil resultó detenido y llevado a la prisión de Fyffes. En febrero de 1937 fue trasladado a un barco prisión hasta la bahía del puerto, donde fue arrojado al mar enfundado en un saco junto a otros prisioneros. Durante su estancia en la cárcel, López Torres elaboraría el poemario "Lo imprevisto", cuyo texto no saldría finalmente a la luz con su primera edición hasta 1981.