Santa Cruz de Tenerife

Vecinos de Taganana exigen mejorar la entrada al pueblo

Se trata de un tramo de unos 120 metros que conecta la carretera general con la iglesia, antes de la zona de adoquines.
P.P. Peña, S/C de Tenerife
16/mar/19 6:31 AM
Edición impresa

P.P. Peña, S/C de Tenerife

Residentes del pueblo de Taganana, en Anaga, demandaron ayer la mejora integral del acceso al casco del pueblo por la calle Los Artesanos debido al estado de deterioro que presenta desde hace ya algunos años, un problema que si bien no es de seguridad, "sí lo es de estética". Apuntaron que la iniciativa no tendría un coste excesivo y sí el beneficio de que uno de los pueblos más visitados del Parque Rural de Anaga presente una imagen mucho más acorde a su importancia.

La reclamación está basada en el estado de la zona pavimentada de unos 120 metros, justamente desde la carretera general de Taganana (TF-134) hasta la trasera de la iglesia de Las Nieves, en la intersección en donde comienza la zona del adoquinado.

En este tramo varios de los residentes reclaman la renovación de la zona asfaltada, desaconsejando que los trabajos pedidos sean para poner nuevos adoquines "porque se convertirían en peligro para los coches por la inclinación del acceso para llegar a La Degollada".

"Taganana es una zona supertransitada, sobre todo por parte de los turistas y visitantes que a diario vienen al pueblo a pasear, conocer sus rincones, tanto de la parte alta como de la zona del campo de fútbol, o echarse una buena comida o un bocadillo en los bancos de la entrada de la iglesia. Dese cuenta que estamos en temporada alta y la primera imagen que se llevan todos los que vienen es la de una pendiente que tiene toda su parte de asfatado resquebrajado y feo", explicó una de las vecinas.

Otra de las acompañantes, que iba a la tiendita del pueblo, resaltó que las administraciones deberían "tener en cuenta estas pequeñas cosas que no cuestan tanto y que supondrían para el pueblo una imagen de modernidad y de atendimiento".

En cualquier caso apuntan que no se trata de un problema de seguridad, pero sí de estética que podría beneficiar la imagen de la zona histórica del pueblo.