Sociedad

Sánchez deja plantado a Clavijo en Lanzarote

El socialista niega una reunión de 15 minutos al presidente canario durante una visita en honor a Saramago. El PSC-PSOE rompe el pacto en La Laguna con Díaz (CC).
J.D.
30/dic/18 6:32 AM
Edición impresa

J.D.

E l grado de desconfianza entre Canarias y Madrid continuó madurando en octubre. Y es que lejos de encontrar una posición intermedia propicia para conseguir un punto de entendimiento, nacionalistas y socialistas pusieron más tierra de por medio entre ellos. Rosa Dávila, consejera de Hacienda del Ejecutivo insular, recriminó al partido que propició la salida de Rajoy de la presidencia sus coqueteos con los agitadores catalanes. Uno de sus argumentos fue el trato de favor que le estaba dando a una comunidad que era líder en el capítulo de endeudamiento. Donde sí se dio algún paso hacia delante fue en materia sanitaria. Y es que la nueva tarjeta del Servicio Canario de Salud (SCS) se podría utilizar en todo el territorio nacional a partir del 5 de octubre.

Siete días después, los usuarios de las gasolineras se iban a encontrar con una nomenclatura desconocida hasta la fecha al ir a repostar gasolina (E5, E10 y E85), gasoil (B7, B10 y XTL) o gas (H2, CNG, LPG o LNG). De vuelta a la guerra de guerrillas que se originó entre el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular, el exdirector general de Policía, Ignacio Cosidó, famoso semanas después por unWhatsApp que puso en jaque el nexo existente entre política y justicia, dijo a EL DÍA que "las hipotecas que firmó Sánchez con los radicales no son gratis". Durante esa conversación también puso el acento sobre un asunto que es de máxima preocupación mundial: "Canarias no está más expuesta que otras zonas de este país a la amenaza de los terroristas".

Pero octubre también tuvo uno de esos sucesos que ocupan un porcentaje muy elevado de la agenda informativa. El drama se desbordó en un inmueble de Fasnia en el instante en el que un perro mordió en la cabeza a un bebé de 18 días hasta causarle la muerte. También en clave de crónica negra creció la información de un doble arresto practicado en un burdel situado en el barrio de La Gallega (Santa Cruz de Tenerife) desde el que sus encargados supuestamente extorsionaron a clientes que pagaron por mantener sexo. Según consta en las diligencias policiales, los dos imputados grababan imágenes con las que después negociaban la entrega de unas cantidades de dinero -entre 500 y 5000 euros- para no ser difundidas. En las últimas horas se conoció de manera oficial que la Audiencia Provincial ha impuesto siete años de cárcel a los detenidos por la comisión de estos delitos.

Dieciséis años. Ese es el tiempo que transcurrió desde el atraque del primer y único crucero en las infraestructuras portuarias palmeras de Tazacorte hasta que arribó, el pasado 4 de octubre, el "MS Islands Sky", una embarcación de 90 metros de eslora que fue recibido en el muelle con música en medio de una atmósfera especial que revivió algún fotograma de "Bienvenido, Mister Marshall".

El que también estuvo en Lanzarote fue Pedro Sánchez. Viajó en su avión oficial, el mismo que tantas críticas está recibiendo por la gran cantidad de horas de vuelo que ha acumulado en los últimos meses, a un acto-homenaje a la figura de José Saramago. La visita acabó como el rosario de la aurora. Con el socialista de reuniones con su gente del PSC y el presidente Fernando Clavijo denunciando que no tuviera 15 minutos libre con los que conversar de asuntos vinculados con la firma de los convenios, pero, sobre todo, de los repuntes migratorios que se han registrado en la costa conejera y de una avería grave que había dejado fuera de servicio el Sistema de Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE).

La visita de la Virgen de Candelaria a Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna marcó la actualidad de un mes que no se quiso despedir sin un nuevo "tiroteo" político en Aguere.

Mónica Martín y María José Castañeda (PSC-PSOE) anunciaron la retirada de su apoyo a José Alberto Díaz (CC) días después de que el Ayuntamiento de esta capital y el Cabildo anunciaran que retiraban 23 millones de euros del Banco de Santander por el trato que la entidad bancaria le estaba dando a los inquilinos de unas viviendas que se vieron implicados en unos desalojos.