Sociedad

Quince líneas de investigación distintas para afecciones óseas

Una treintena de expertos en el campo de la acuicultura, reunidos en la ULPGC, están implicados en el proyecto BiomedAqu.
El Día, Las Palmas de Gran Canaria
22/mar/19 6:28 AM
Edición impresa

El Día, Las Palmas de Gran Canaria

Reunir la experiencia de expertos en el campo de la acuicultura con distintos enfoques de investigación del sector biomédico es el objetivo del proyecto europeo BiomedAqu, que reúne hasta hoy a alrededor de 50 científicos, profesionales de la industria y estudiantes en un ciclo de conferencias organizadas por el Grupo de Investigación en Acuicultura del Instituto Universitario de Acuicultura y Ecosistemas Marinos (IU-ECOAQUA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Una treintena de ellos estarán implicados directamente en el proyecto BiomedAqu hasta julio de 2022, en las quince líneas de investigación que se abren para solucionar enfermedades de carácter óseo en humanos, utilizando peces como modelos de experimentación.

Según explica Marc Muller, profesor de la Universidad de Lieja y coordinador del proyecto europeo, "las anomalías esqueléticas son un problema continuo en los peces de piscifactoría, que afecta al rendimiento y a la calidad de los productos. Al mismo tiempo, las patologías esqueléticas humanas son una preocupación cada vez mayor en nuestras poblaciones en proceso de envejecimiento, lo que ha desencadenado la investigación utilizando las herramientas que ofrecen los modelos de peces pequeños, como el pez cebra".

"Se trata de trabajar conjuntamente para tratar de que los resultados se obtengan de forma más rápida", afirma Muller. "En nuestro caso concreto, en Lieja estamos estudiando la identificación de genes que tienen relación con patologías como la osteoporosis y la osteoartritis", enfermedades crónicas, degenerativas, que cursan con dolor y limitación funcional progresiva. "Ya hemos obtenido algunos resultados positivos en este sentido, aunque las investigaciones de este tipo se pueden alargar durante años hasta dar con soluciones efectivas, así que calculamos que nos quedan aún unos cinco o diez años de trabajo".