Sucesos

La Fiscalía pide 14 años de cárcel por intento de asesinato en Adeje

El Ministerio Público considera que el acusado debe indemnizar a su expareja con 23.500 euros La pareja había decidido reconciliarse tras 35 años de separación.
Noé Ramón, S/C de Tenerife
27/feb/19 6:21 AM
Edición impresa

Noé Ramón, S/C de Tenerife

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife acoge en la jornada de hoy el juicio por un presunto delito de asesinato en grado de tentativa del que la Fiscalía responsabiliza a V.S., a quien acusa de intentar matar a su compañera sentimental. Con este fin la golpeó con dos botellas de cristal y asestó varias puñaladas que dieron lugar a heridas calificadas de "extrema gravedad".

Por estos hechos, el Ministerio Público solicita una condena de 14 años de prisión y el pago de 23.500 euros por las lesiones causadas, secuelas consistentes en perjuicio estético moderado de intensidad severa, múltiples cicatrices que la mujer tiene como resultado de la agresión y estrés postraumático.

La pareja retomó la relación después de 35 años de separación y en aquellos momentos habían decidido trasladarse a vivir al municipio de Adeje.

Sobre las once de la noche del 23 de febrero de 2018, los dos se encontraban en la casa y, mientras la mujer dormía en un sofá cama, el acusado le asestó dos violentos golpes en la cabeza con otras tantas botellas de cristal.

La víctima se despertó y cayó al suelo, donde el imputado, prevaleciéndose de su superior fuerza física y del estado de aturdimiento en el que estaba ella, usó esta vez un cuchillo de doce centímetros de largo.

Con la intención de acabar con la vida de su pareja, el ahora procesado la apuñaló en el tórax y abdomen, causándole unas heridas que hubiesen sido mortales de no ser porque pudo escapar de la casa y pedir ayuda.

De esta manera fue posible que recibiera una atención médica urgente que resultó decisiva a la hora de salvar su vida.

Como consecuencia de todo ello, la mujer sufre desde entonces múltiples lesiones por arma blanca en el cuero cabelludo, rostro, tórax, abdomen, brazos, laceración pulmonar, perforación del intestino delgado y estrés postraumático. En total, la víctima precisó para curarse de casi tres meses, de los que cuatro semanas permaneció ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un centro hospitalario.

En la actualidad la víctima tiene como secuelas perjuicio estético moderado de intensidad severa por múltiples cicatrices en el rostro, cuello, tórax, abdomen y brazo izquierdo, así como estrés postraumático.

Desde aquellas fechas, el acusado permanece en prisión preventiva sin fianza, según consta en el escrito de la Fiscalía contra la violencia de género y doméstica.