Última

Cristalografía con premio

J.D.
31/may/14 1:45 AM
Edición impresa

J.D.

A lumnos del Colegio Máyex de La Laguna conquistaron el Premio del Público en el VI Festival Nacional de Cristalización en la Escuela, que se celebró recientemente en la sede central del Congreso Superior de Investigaciones Científicas de la capital de España (CSIC).

El proyecto canario, titulado "El tesoro de las impurezas", obtuvo el respaldo de los 40 equipos -compuesto por 120 estudiantes y 40 profesores- que se dieron cita en Madrid coincidiendo con el Año Internacional de la Cristalografía. Además, de la propuesta presentada por la embajada de la Sociedad Cooperativa Docente Máyex, la isla de Tenerife contó en el certamen con alumnos de los colegios Nava La Salle de La Laguna, Los Salesianos de La Orotava y el IES Cabrera Pinto, también de la Ciudad de los Adelantados.

Carmen Rosa Barrera Méndez, profesora de Tecnología y Laboratorio del Máyex, fue la encargada de supervisar durante meses los trabajos que ejecutaron más de un centenar de estudiantes de Secundaria, quienes estuvieron representados en el CSIC por Adriana del Pino Herrera, Elena García de Lamo y Samantha Castro García. Con anterioridad, el pasado 26 de abril, los contenidos de "El tesoro de las impurezas" se hicieron con el segundo premio del I Certamen Regional de Cristalización, que ganó el Colegio La Salle. Alrededor de siete mil alumnos de toda España concursaron en una convocatoria que tuvo en el Máyex al único centro educativo canario premiado.

Los aspirantes tenían que mostrar una colección de figuras -en el caso del Máyex una treintena-, un poste científico explicando los pasos de la cristalización y el cuaderno de laboratorio como guía para defender sus composiciones.

A partir de una disolución creada en el laboratorio se dan los pasos para un proceso de enfriamiento lento -que se puede alargar un mínimo de tres días- y que, en ocasiones, puede ser algo más complejo si se opta por modificar el volumen de una figura varias veces. En el caso del Máyex, uno de los elementos utilizados fue tierra natural cedida por la Escuela de Arte Perdigón.