La base es de garantías

El Tenerife arranca con un solo fichaje del exterior, Pedro Martín (Dani Hernández también ha sido contratado pero ya estaba aquí). Cada verano, a estas alturas del calendario, se genera en torno al Tenerife cierta ansiedad. Este no es un club que pueda presumir de una gran agilidad en el mercado de fichajes, mucho menos después de la provisionalidad en la que se movió el club hasta la jornada 40 de la pasada campaña. Suelen tardar en llegar lo refuerzos y eso va cargando de pesimismo el ambiente. Al final, también casi cada año, la situación termina enmendándose, porque en el fútbol de esta época, el mercado de verano tiene unas claves bien diferentes a las que se manejaban antes. En Segunda división, y en buena parte de los clubes de Primera, ahora solo se ficha a jugadores libres, por lo queprimero hay que esperar a que rescindan en su lugar de origen. El mercado se va abriendo a medida que pasan las semanas y los equipos que saben esperar a la segunda semana de agosto suelen conseguir piezas a las que, en plena competencia en julio, no podrían acceder. El Tenerife, con las enormes limitaciones económicas que tiene, está abocado al regateo y eso tiene que ver también con la capacidad de resistencia y la habilidad de Alfonso Serrano para manejar los tiempos.

No obstante el reconocimiento de este marco precario en el que aparece el equipo 2015/16, con solo 10 profesionales, creo que es fácil encontrar más indicios optimistas que razones desalentadoras. El Tenerife ya tiene formada la base de su equipo, y no es cualquier cosa. Hay un ejercicio muy fácil de hacer y que sirve para colocar las cosas en su verdadera dimensión. Solo hay que preguntarse cuántos porteros de la categoría son mejores que Dani Hernández; cuántas parejas de medio centros superan en rendimiento a la formada por Vitolo-Aitor Sanz; cuáles son en esta división mejores jugadores de banda derecha que Suso; qué laterales rinden con más eficacia que Raúl Cámara o qué centrales mejoran a Carlos Ruiz. Si estamos de acuerdo en que la base de la plantilla es de garantías, más allá de poder consolarnos, seríamos capaces incluso de soñar si el club acierta con los delanteros que faltan. El primero, el único, este Pedro Martín es un fichaje notable. Serrano tiene muy buen gusto y un reto grande para resarcirse de su inexplicable gestión de la pasada temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *